Cómo quitar el óxido de las Superficies de Acero

Eliminar el óxido de las superficies de acero de nuestra cocina

Las bateas, bachas y piletas de acero inoxidable, contrariamente a lo que su nombre indica, sí pueden oxidarse. Bueno, en realidad reciben depósitos de óxido. Esto puede alterar su superficie, dañarlas, o poner en riesgo incluso nuestra salud. Si quieres saber cómo solucionar y prevenir estas manchas y óxidos en las superficies metálicas del hogar, te recomendamos estos consejos.

Por superficie metálica nos referimos, como dijimos, mayormente a las bachas, piletas y bateas de lavar en la cocina, aunque también puede incluir una mesada, una pared, o casi cualquier superficie metálica en esta sala de alto uso. Dependiendo del tipo de metal utilizado, deberemos determinar el tipo de mantenimiento y prevención, sin embargo, y por regla general, estas superficies serán de acero inoxidable. Ello se debe a la alta resistencia de esta aleación contra el óxido, a su fácil manipulación y maleabilidad, a su liviano peso, y a la facilidad con la que se puede limpiar e higienizar, resistiendo así a la formación de hongos, el depósito de suciedades, o el desarrollo de diversas bacterias u otros peligros potenciales.

Pero a veces sucede que incluso el acero inoxidable presenta manchas y rastros de óxido, que pueden no ser propios sino depósitos dejados por otras superficies que sí se oxidan. El tostador de pan metálico, la plancha de carnes, algunos elementos y utensilios, o incluso el estropajo de acero pueden dejar restos de óxidos en estas superficies.

También el depósito de ciertos restos alimenticios (como las hierbas de té y yerba, también el café u otras) pueden dejar manchas oscuras, muy adheridas a la superficie de la zona de lavar.

Consejos para eliminar el óxido de la superficies de la cocina

Siempre en respeto del medio ambiente, te proponemos soluciones amigables con el entorno para solucionar estas manchas y estas corrosiones que se producen en las superficies metálicas, para que las apliques en la cocina o en cualquier ambiente de la casa.

Si la suciedad es leve o muy reciente, bastará con repasar la superficie con la esponja humedecida en agua caliente. Si no se limpiara, simplemente vierte un poco de vinagre (de preferencia, algo caliente) y deja actuar por algunos pocos minutos, para luego aclarar con agua. Finaliza secando con toallas de papel.

Ante manchas más fijas, puedes aplicar sobre éstas el estropajo humedecido en agua hirviendo, frotando con una leve presión. Nuevamente, puedes aplicar vinagre caliente y dejar actuar para que "afloje" la mancha o la suciedad. Luego, frota con el estropajo o con un cepillo de cerdas firmes. Finaliza aclarando con agua caliente y seca con toallas de papel. Repite la operación cuantas veces fuera necesario.

Para suciedades y óxidos o corrosiones más persistentes, puedes realizar una pasta con bicarbonato de sodio y unas gotas de zumo de limón, aplicando esta pasta y dejando actuar por hasta 10 minutos, según la característica de la mancha. También puedes aplicar bicarbonato de sodio seco sobre la mancha, y frotar luego con un cepillo de cerdas firmes embebido en zumo de limón. La efervescencia que se produce eliminará la mancha o la corrosión.

Finalmente, el agua carbonatada y las bebidas gaseosas de cola pueden aflojar las manchas y los restos de óxido y corrosión, sin embargo, pueden alterar (con el tiempo) el buen aspecto del elemento o de la superficie metálica. Si utilizas esta técnica, no olvides aclarar con agua luego de la aplicación.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo quitar el óxido de las Superficies de Acero de la Cocina, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?
65 valoraciones.
El 97% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social