¿Qué son los microcréditos?

¿Qué son los minicréditos?

Los mini-créditos o micro-créditos son préstamos de baja cantidad que ofrecen distintas empresas privadas, normalmente no supervisadas por los bancos oficiales de cada país, y que tratan de sacar el máximo beneficio posible a sus clientes por medio de intereses y comisiones abusivas. ¿Cuándo convienen estos créditos y cómo pedirlos?

¿Cuándo pedir un mini-crédito?

Estos tipos de préstamos rápidos (normalmente en 24 horas) y de bajo importe son concedidos por empresas privadas no dependientes de ningún banco u organismo nacional. Y cuentan con intereses muy altos, en ocasiones hasta de más del 40% sobre el total prestado.

Dado que la mayoría de bancos y cajas de ahorro oficiales no suelen conceder estas cantidades de dinero tan pequeñas y en tan poco tiempo, los mini créditos son útiles sólo para una urgencia real.

Cómo pedir un micro-crédito

Hoy en día todos los trámites para pedir un mini-crédito pueden realizarse online, a través de la web de la compañía prestamista. Los pasos son sencillos: registrarse en la página y registrar una tarjeta de crédito, solicitar la cantidad deseada junto con el plazo a devolverla a través de un formulario, indicar un número de cuenta para recibir el dinero y ya está, en cuestión de un día o incluso menos tendremos el efectivo disponible en cuenta. Sin más avales que el número de tarjeta, sin enviar otra información personal.

Eso sí, antes de cerrar la operación conviene leer detenidamente la letra pequeña de las condiciones, para averiguar el tipo de interés real y las comisiones extra que se cobran, de modo de calcular el total exacto que tendremos que devolver: normalmente nos podremos ayudar con la propia calculadora de la página web de la empresa.

Para devolver el préstamo, lo más normal es que no tengamos que hacer nada, puesto que el día del vencimiento automáticamente se cargará el importe prestado más los intereses en el número de cuenta bancario facilitado anteriormente, siempre contando con que haya dinero suficiente.

Alternativas a un microcrédito

Ya hemos comentado que los mini-créditos acaban saliendo muy caros (es el precio a pagar por obtener dinero rápido y sin complicaciones burocráticas), muchísimo más que sus homólogos de las entidades financieras tradicionales.  Por tanto, deben usarse únicamente como última final, pero, parémonos a pensar... ¿Qué otras opciones tenemos?.

Negociar con nuestra empresa un adelanto de nómina, pedir prestada una pequeña cantidad a un familiar de confianza o vender algún objeto valioso (como sortijas de oro o plata) pueden solucionarnos la falta de liquidez momentáneamente sin tener que recurrir a estos recursos tan usureros.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Qué son los microcréditos?, te sugerimos que visites nuestra sección Economía y Ahorro.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social