¿Qué Hacemos si el Bebé se Atraganta?

Cómo Actuar si el Bebé se Atraganta

Es bastante común que los bebés se atraganten: se llevan objetos a la boca, comen de más, respiran de manera simultánea, suelen comer y beber recostados... con tantas probabilidades, lo mejor es mantener la calma y saber actuar adecuadamente en cada situación.

Si notas que tu hijo ha regurgitado el alimento, vomitado o se atragantó pero tose con energías y es capaz de respirar, golpea suavemente su espalda superior con la mano algo doblada (como cuchara) en repetidas ocasiones, para ayudarlo a que expulse el elemento naturalmente. Sienta a tu bebé en tu falta, pon una mano en su pecho (sin presionar) e inclínalo levemente hacia delante, mientras le das palmadas en la espalda.

Con su tos, vómito o por la simple inclinación es probable que elimine la agresión; si no ocurriera, nunca intentes retirar el alimento con tu mano, pues podrías empujarlo más o causarle un daño (a menos, claro, que puedas tomarlo fácilmente desde su boca). Si el ahogo continúa, acude al médico sin demoras.

Si el bebé se atraganta y respira con dificultad...

En este caso, o si notas que deja de respirar, trata de mantener la calma para poder actuar correctamente. Acude al centro de salud, hospital o sala de atención primaria más cercana sin demoras.

Mientras te diriges al hospital o al centro (o esperan que llegue el servicio de emergencias), coloca a tu bebé levemente inclinado hacia delante, sentado o de pie pero sujeto (para que no tenga que hacer el esfuerzo), usando tus brazos y rodillas para detenerlo. Su cuello debe mantenerse derecho, y su cabeza hacia delante y levemente hacia abajo, pudiendo colocarlo casi recostado sobre su vientre sin que éste se vea presionado. Sujeta su rostro colocando la parte inferior de tu palma sobre su barbilla y los dedos en los pómulos, para que pueda reposar su cabeza, y repite la maniobra de golpes suaves en la espalda, para ayudarlo a expulsar el objeto.

En algunos casos en que el bebé se atragante puede ser de utilidad elevarlo y presionar suavemente el centro de su pecho para forzar la expulsión. Hazlo unas cuatro o cinco veces para estimular su respiración. No intentes darle respiración boca a boca a tu bebé, pues la presión del aire que le des podría empujar el objeto y empeorar todo. En lugar de ello, repite alternando los golpes en la espalda y las presiones en el pecho hasta que llegue el servicio asistencial y se encargue de quitar el elemento con su instrumental, así como proveer oxígeno a tu bebé.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Gracias por leer ¿Qué Hacer si el Bebé se Atraganta?, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social