Qué hacer en caso de terremoto

Qué hacer en caso de terremoto

Saber cómo actuar frente a un terremoto amplia nuestras posibilidades de salir ilesos y ayudar a los demás.

Qué hacer en caso de terremoto

Cómo actuar ante un sismo

La naturaleza tiene una manera bastante particular de recordarnos que está allí. A veces nos envía aguas desde el cielo, otras veces sopla aire a nuestros rostros... y a veces nos sacude un poco el piso para reavivar su imponencia.

Saber actuar en casos de sismos y de terremotos es imperativo para la subsistencia, previniendo daños a menudo irreparables y enseñándonos a dar prioridad a la vida y el bienestar por sobre las cosas.

Repasemos la manera más apropiada de actuar frente a un terremoto, para que no lleguen a ser un desastre en nuestras vidas.

Calma y planificación durante un terremoto

Estar informados es la mejor manera de mantener la calma. Con la cabeza fría y las neuronas activas, tus probabilidades de subsistencia son mucho mayores. Debes mantener siempre frescos los conceptos en tu mente, incluso planificar tus acciones y hasta practicarlas en familia (en el trabajo o la escuela), para que cuando un evento suceda, tu cuerpo pueda ponerse en actividad de inmediato.

Qué hacer en caso de terremoto
Qué hacer en caso de terremoto

"Deja el sitio seguro siempre libre y ordenado, para poder acceder a él si se presenta un terremoto."

Analiza cuál es el sitio más seguro de tu casa o donde estés: sin cables eléctricos o cañerías de gas que lo recorran, sin elementos en altura, firme en el piso. Si tienes jardín, abrazarte a un árbol puede ser una manera ideal de conservar la integridad. Deja este sitio siempre libre y ordenado, para poder acceder a él cuando sea necesario.

Junto a la puerta, e incluso en el sitio seguro, puedes mantener una mochila de emergencias. Allí puedes tener mantas y ropa de abrigo, agua embotellada, alimentos secos y barras energéticas, una linterna, pilas o baterías nuevas aún empaquetadas, una radio portátil y un botiquín de primeros auxilios.

Qué hacer ante un terremoto

Ni bien sientas el movimiento en el piso, ponte en estado de alerta. No te dejes apabullar por el temor: este es el momento de poner en marcha tus neuronas y recordar la planificación. Cuando el sismo comience, busca resguardo colocándote en una posición casi fetal, aunque boca abajo, cubriendo la nuca y la cabeza con las manos y los antebrazos.

No te ubiques por debajo de grandes muebles, que pueden romperse a la mitad. Lo mejor es quedarte a resguardo justo debajo de las patas de la mesa, o bien hecho una pequeña bolita junto a un mueble alto (en lo que se denomina "el triángulo de salvación").

"Cuando el sismo comience, busca resguardo colocándote en una posición casi fetal, cubriendo la nuca y la cabeza con las manos y antebrazos."

Cuando sientas que el movimiento disminuye, ve a tu lugar seguro sin demoras. En el camino, asegúrate de cortar el suministro eléctrico, de gas y de agua de la residencia, pues es probable que haya réplicas del movimiento telúrico. Si hubiera otras personas contigo, llévalas y asístelas si tuvieran problemas de movilidad. Si puedes, lleva el teléfono móvil, o mejor aún, el teléfono inalámbrico de línea terrestre, menos propenso a colapsar. Da aviso a los servicios de emergencia de ser necesario.

Finalmente, permanece allí hasta que los movimientos hayan cesado, y ve al centro de reunión comunitaria. Evita ingresar a edificios o viviendas, hasta tanto no hayan sido inspeccionadas en su estructura, pues podría haber muros y techos que se desprendan.