Qué hacer con la mascota tras una separación

¿Quién se queda con la mascota?

Las separaciones de parejas convivientes, sean o no un matrimonio legalmente establecido, son una de las situaciones más tensas y estresantes, además de penosas. Se debe tomar esa decisión sólo luego de un exhaustivo análisis, con paciencia para que ambas personas hayan llegado a la conclusión de que la separación es la única alternativa posible.

La división de bienes debe ser equitativa, y no solo en consideración a quién pagó por tal o cual cosa. Lo mejor es ser justos, respetar las necesidades de cada uno y, así, podrán separarse más libremente, con tranquilidad de saber que la persona alguna vez tan amada hoy tiene una cierta estabilidad para volver a comenzar su vida, así como lo harás tú.

¿Con quién debe quedarse la mascota luego de una separación?

Podría pensarse que la separación de matrimonios y parejas que no tienen hijos serían más fluidas y sencillas, pero si hay mascotas en la ecuación, el asunto se torna algo denso. Si bien es verdad que los animales no equivalen a los hijos, la realidad es que son algo tan parecido que pudiera confundirse.

La mascota, sea cual fuere, debe ir con quien le dará el mejor cuidado. Una vez establecida la separación, analicen dónde vivirá cada uno de ustedes, pues el animal necesita espacio suficiente para moverse, o que pueda tener sus paseos dos o más veces por día. Si la mascota está en disputa, saber dónde vivirán puede solucionar el asunto, pues si te vas a mudar a un piso donde no se permiten animales, la respuesta ya está clara: deberá irse con tu ex pareja.

Analicen también sus horarios y actividades, dando preferencia al hogar donde tendrá mejor compañía y atención. No sólo debes sacarlo a caminar, sino también alimentarlo dos a tres veces por día, jugar con él, cuidarlo en los fines de semana en lugar de irte y dejarlo solo durante días. Se debe pensar siempre en el bienestar de la mascota, que ninguna culpa tiene respecto de la separación de tú y tu pareja, que son casi como sus padres.

Si no tienes la mejor de las relaciones con el animal, pero eres quien se quedará en la casa con jardín y con horarios laborales beneficiosos para su cuidado, entonces debieras ser tú quien lo cuide. Por el contrario, si quieres estar con él o ella, pero no tienes el espacio o el tiempo suficiente, entonces piensa en lo que sea mejor para la mascota, y permite que vaya a vivir con tu ex pareja. Pueden definir regímenes de visitas, o también dejar abierta la posibilidad de que regrese contigo una vez que consigas un buen sitio para vivir, donde el perro, el gato o la mascota que fuere tenga un espacio más adecuado.

Si deseas leer más artículos similares a Qué hacer con la mascota tras una separación, te sugerimos que visites nuestra sección Parejas.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social