¿Qué es un quiste?

Los quistes son formaciones que se dan en el organismo en condiciones particulares. La mayoría no son malignos, pero siempre es bueno conocerlos para perder el temor que provoca sentirlos bajo nuestra piel.

¿Qué es un quiste?

Definición de quiste

Un quiste es una bolsa membranosa cerrada que se forma en cavidades o en tejidos blandos de nuestro cuerpo. Su contenido es diverso, pudiendo tratarse de mero líquido natural, sangre, células, e incluso aire o materiales semi sólidos.

Su función en el cuerpo aún no ha quedado determinada, y a veces se relacionan a enfermedades y situaciones malignas, mientras que en otras ocasiones resultan benignos, aunque pueden provocar males en el cuerpo (presionar órganos, liberar sustancias poco favorables, etc.). Lo cierto es que son grandes defensores cuando el cuerpo se encuentra con un organismo ajeno, ya que es habitual notar la formación de quistes en torno a parásitos, encapsulándolos. Desafortunadamente, la membrana de los quistes es más bien delgada, por lo que esta primera barrera no es suficiente para controlar las amenazas.

¿Qué es un quiste?
¿Qué es un quiste?

Tipos de quistes según su ubicación

Los quistes pueden formarse en cualquier parte del cuerpo. Los más habituales son los femeninos: mamarios (en torno a la glándula mamaria y en la zona pectoral), ováricos y uterinos, aunque también son habituales los quistes sebáceos (debajo de la piel), los de ganglios (en articulaciones y tendones, mayormente), los bronquiales y pulmonares (siendo los más renombrados los de la fibrosis quística) y los que se presentan en las cuerdas vocales.

Cómo detectar y curar un quiste

Luego de la sospecha o la detección de un quiste, la persona debe acudir al médico para que le realice los estudios correspondientes. El profesional hará palpaciones externas para analizarlo, observará el caso y, si es necesario, ordenará un diagnóstico por imagen (ecografía, ultrasonido) para determinar los detalles, dimensiones específicos y densidad.

"Un quiste es una bolsa membranosa cerrada que se forma en cavidades o en tejidos blandos de nuestro cuerpo."

A partir del análisis del médico, su experiencia determinará las probabilidades de malignidad a través del análisis de la imagen. En casos de duda o sospecha, generalmente se acude a una aspiración total o parcial, introduciendo una aguja al quiste y aspirando una parte o todo su contenido. Si se retira solo un poco, el fin es realizar una biopsia y confirmar sospechas de gravedad, mientras que al retirar todo el contenido se elimina por completo.

Aunque en la mayoría de los casos los quistes son benignos y pequeños, en casos graves (quistes de gran tamaño, que presenten señales de ser maligno) podrán ser extraídos mediante cirugía, a criterio del profesional.

"Luego de la sospecha o la detección de un quiste, la persona debe acudir al médico para que le realice los estudios correspondientes."