¿Qué es un quiste sebáceo?

Quiste sebáceo: detalles, síntomas y tratamiento

Los quistes sebáceos son pequeñas bolsitas de líquido que se forman naturalmente en el organismo, y se ubican por debajo de la piel del rostro y del cuero cabelludo. También pueden presentarse en la zona superior de la espalda y los hombros, en el cuello y la nuca, y en la parte superior del pecho.

Normalmente, los quistes sebáceos se forman cuando una glándula sebácea se obstruye (encargada de sintetizar el sebo y lubricar la piel), lo que provoca que esa sustancia orgánica oleosa se genere sin secar y sin poder salir a la superficie, conformándose en una pequeña bola debajo de la piel.

Estos quistes son móviles y, dependiendo de su tamaño, incluso pueden ser confundidos con granos y espinillas de la piel. Por lo general, no representan una amenaza a la salud, sin relacionarse en lo absoluto a la formación de tumores y en el desarrollo del cáncer. Sin embargo, son molestos y poco estéticos.

Los quistes sebáceos pueden detectarse con una simple observación visual y táctil. Entre los síntomas, suelen presentarse acompañados de dolor y molestias en la piel, sensación de picazón, inflamación, enrojecimiento de la piel, sensación de calor en la zona afectada y, en algunos casos, una secreción de una sustancia oleosa de color grisáceo que drena del quiste, por medio de los folículos pilosos.

Tratamiento para un quiste sebáceo

Una vez detectados los quistes se procede a la consulta médica. El profesional realizará un análisis visual y táctil, determinando la severidad de la condición. En análisis más específicos se procederá a la extracción o aspiración del quiste (por medio de una delgada aguja que se usa para extraer parte de su contenido) y a proceder a biopsia, para descartar otras enfermedades o males posibles.

El tratamiento de los quistes sebáceos suelen ser de características hogareñas antes que médicas. Si bien existen numerosos medicamentos (píldoras y cremas o tónicos), además de esteroides que se pueden inocular en casos más severos, la mejor cura y tratamiento es la aplicación de compresas calientes y húmedas sobre la piel, permitiendo la apertura de los poros y el drenaje natural del contenido del quiste. Mantener la piel limpia, utilizando jabones antibacteriales y tónicos astringentes, es la mejor prevención para los quistes sebáceos.

¿Son peligrosos los quistes sebáceos?

Aunque se ha comprobado que los quistes sebáceos no son peligrosos de por sí ni se relacionan a enfermedades graves, el maltrato o la apertura de los mismos puede provocar infecciones que compliquen el cuadro.
Se debe mantener la zona limpia y protegida, tratándose con compresas y paños, cremas, y siguiendo las recomendaciones del médico para no romper la piel y empeorar la condición.

En casos de quistes sebáceos extremos o de gran tamaño, se puede recurrir a una extirpación quirúrgica, con las contraindicaciones y los posibles resultados adversos que presente la cirugía.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Qué es un quiste sebáceo?, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?
8 valoraciones.
El 75% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social