¿Qué es un quiste pilonidal?

El quiste pilonidal es una de las tantas formas en que se puede presentar esta afección. Conozcamos sus síntomas, características y tratamiento.

¿Qué es un quiste pilonidal?

¿Qué es un quiste pilonidal?

Detalles, síntomas y tratamiento del quiste pilonidal

Un quiste pilonidal, también conocido como quiste sacro, es una bolsa de fluidos que se forma en la piel ubicada entre las nalgas, cerca del ano. Esta zona suele poseer poca ventilación, acumulación de sudor y de residuos que impiden la correcta respiración de la piel. Como consecuencia, los folículos pilosos y los poros se obstruyen, y se forma un pequeño saco de fluidos y tejidos que puede resultar molesto y doloroso.

Cómo detectar un quiste pilonidal

Por lo general, el quiste pilonidal no posee síntomas llamativos. Su detección suele hacerse al momento de la limpieza íntima de la zona, luego de ir al sanitario, o en la ducha, cuando el roce, el tacto o la alta temperatura del agua provocan una sensación de dolor, o bien cuando se nota el abultamiento y la incomodidad de la presencia de este tipo de quiste.
También puede notarse como una hendidura o un pequeño hoyuelo en la piel, algo sensible y molesto.

¿Qué es un quiste pilonidal?
¿Qué es un quiste pilonidal?

"El quiste pilonidal, también conocido como quiste sacro, es una bolsa de fluidos que se forma en la piel ubicada entre las nalgas."

Causas del quiste pilonidal

No hay un acuerdo médico en lo que respecta a las causas reales de la aparición de los quistes pilonidales. En muchos casos, la razón principal es una falta de aseo y ventilación de la zona, mientras que los vellos encarnados también son un buen motivo. Por otro lado, mantenerse sentado por mucho tiempo ayuda a la formación de estos quistes.

En ocasiones, por falta de apropiada atención, los quistes sacros pueden infectarse y desarrollar dolorosos abscesos que se inflaman y provocan pus. La atención del profesional médico será esencial en estos casos, determinando la inoculación de antibióticos y productos de cuidado específico para esta parte del cuerpo.

Tratamiento para los quistes pilonidales

En general, el tratamiento de quistes sacros es bastante sencillo: se debe aprovechar la ducha diaria para aportar calor húmedo a la zona, permitiendo la apertura de poros y folículos pilosos. Mantener la piel libre de vellos, siempre higienizada y seca, es una manera ideal de prevenir la formación de estos quistes.

"Mantener la piel libre de vellos, siempre higienizada y seca, es una manera ideal de prevenir la formación de estos quistes."

Ante casos de infección, el médico profesional administrará analgésicos y un sedante para poder extraer el vello y el contenido del quiste pilonidal. Luego, cubrirá la zona con un producto grasoso y una venda o gasa, que habrá de cambiarse a diario para permitir una curación adecuada.

En casos extremos o en infecciones extendidas, el médico podrá practicar cirugía para abrir el quiste, retirar la piel muerta, el vello y los restos, y luego suturar la zona cubriéndola o dejándola sanar al aire.