¿Qué es el Síndrome del Ocaso?

Sundowning: Síndrome del Ocaso en Demencia

El Sundowning, también conocido como el “Síndrome Del Ocaso”, es una particularidad de algunos casos de demencia y mal de Alzheimer en la que los síntomas y cambios de conducta se suceden en simultáneo con la caída del sol. Aprende de qué se trata, por qué sucede, y cómo detectarlo a tiempo en personas de edad, hayan o no sido diagnosticadas con trastornos neurológico o demenciales.

¿Qué es y por qué sucede?

El sundowning es un fenómeno bastante habitual entre pacientes con Alzheimer, demencia y algunas otras enfermedades de la medicina geriátrica, que se caracteriza por la presencia de cambios de conducta y cognitivos en las últimas horas de la tarde y hasta la noche. Los pacientes pueden tornarse irritables, agresivos, depresivos, o también presentar problemas de memoria y cognición que, por lo general, están ausentes en las horas diurnas.

Síntomas del síndrome del ocaso. Cómo ayudar a un familiar con síndrome del ocaso. Señales para detectar el síndrome del ocaso

© Depositphotos.com/Melpomene

Imagen 1. Consulta al médico y confía en la experiencia de los cuidadores de la salud para asegurar el bienestar de pacientes con sundowning.

No se trata de una simple coincidencia. Muchos estudios señalan que esl Síndrome del Ocaso tiene su origen, por así decirlo, en una mala función del ritmo biológico de sueño y vigilia. Éste, en un funcionamiento normal, dicta cuándo es el momento de descansar y cuándo el de estar alerta (usando nuestro “reloj biológico”), razón por la cual el mejor descanso es en las horas de la noche, cuando las funciones hormonales y de regeneración se dan de manera óptima. Cuando nuestra mente pierde el control de este ritmo, el organismo comienza a desconocer el modo natural de comportamiento, pudiendo generar confusión, irritabilidad, y afectando tanto el humor como las funciones cognitivas y biológicas de nuestro organismo.

Síntomas del Síndrome del Ocaso

Incluso cuando la persona tiene un comportamiento perfectamente normal durante el día, el fenómeno de sundowning (cuya sintomatología se presenta a partir del atardecer) evidencia:

  • Cambios en la actividad motora: Agitación, violencia, comportamientos compulsivos y otros;
  • Cambios en el humor: Irritabilidad, depresión, confusión, desorientación, ansiedad, miedos irracionales (pánico), ira, apatía u otros;
  • Cambios en la expresión: Monólogos aislados, gritos, discusiones emocionales y más;
  • Cambios en la conducta: Actividad nocturna similar al sonambulismo, deambulación, insomnio y otros.
  • Cambios en la cognición: Problemas de memoria, desconocimiento de familiares, desorientación en el tiempo y más.

¿Cómo ayudar a un paciente con Sundowning?

Si notas estos cambios durante las últimas horas del día, lo mejor es consultar con un especialista de medicina geriátrica si la persona no ha sido antes diagnosticada con trastornos cognitivos o neurológicos: siempre es mejor estar prevenidos antes que subestimar estas conductas como simple cansancio por la edad. En pacientes ya diagnosticados, se debe consultar con el médico encargado del paciente para evaluar cambios en los tratamientos y medicaciones.

Si la persona vive sola, lo mejor es contar con la asistencia de un familiar o de un profesional de la salud por las horas de la noche. Verifica ante todo la seguridad del paciente: rejas y cierres adecuados en las puertas y ventanas, bloqueo de los sistemas y artefactos que usen fuego o electricidad, e instalación de sistemas de comunicación fáciles de utilizar, como intercomunicadores o teléfonos con números grandes, y hasta con marcado automático. Hay teléfonos geniales en cuyos botones se puede colocar un recorte de una fotografía con los rostros de los familiares, lo que es muy práctico para los pacientes confundidos.

Los especialistas recomiendan regular las horas de sueño, asegurando una exposición al sol en las horas de la mañana, actividades físicas a lo largo del día, y propiciando la relajación unas horas antes de ir a dormir. Se debe mantener el hogar bien iluminado tantas horas como sea posible durante el día, y reducir la iluminación artificial por la noche, para ayudar al ritmo biológico en su funcionamiento. En lo posible, aísla la casa de ruidos y reduce las fuentes de sonidos estridentes en las horas de descanso.

Evita las bebidas y comidas estimulantes (cafeína, azucares y demás) a partir de la primera mitad de la tarde, y verifica que la alimentación sea lo más saludable posible, con suficiente frutas, vegetales y otros que sean fáciles de consumir por los pacientes. Quita las bebidas y comidas con estimulantes del refrigerador, para que no queden al alcance, incluyendo el alcohol.

Finalmente, ten paciencia cuando una persona presente cambios propios del sundowning. Debes tener honestidad suficiente para saber cuando tú no eres la persona más adecuada de velar por su seguridad: a veces lo mejor para todos es contratar a un profesional del cuidado de la salud para la noche, que sepa interpretar los síntomas del Síndrome del Ocaso y propiciar el mayor y mejor cuidado posible para quien o sufra.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Qué es el Síndrome del Ocaso?, te sugerimos que visites nuestra sección Salud Mental.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social