¿Qué es el Síndrome de Anna Karenina?

¿Qué es el Síndrome de Anna Karenina?

La majestuosa obra del también autor de La Guerra y la Paz, León Tolstoi, dio el nombre a una condición que define una topología de romance apasionado muy habitual en estos días – el Síndrome de Anna Karenina. En la obra, una mujer de alta sociedad desarrolla un apego emocional algo mayor a un enamoramiento por un hombre, y termina por dejarlo todo (su posición, su esposo, su hijo y hasta su vida) por seguir a su amante por quien siente emociones poco explicables por la razón. Sumida por los celos y la desesperación, la protagonista de la obra de Tolstoi decide que la única escapatoria a la ausencia del amor incondicional de su amante sería la muerte, y da fin a su vida de un modo trágico.

Lejos de relacionarse con el destino de la protagonista, el Síndrome de Anna Karenina explica una manera en la que muchas personas de este siglo XXI viven el romance, la pasión, el apego y la dependencia emocional, un poco más allá del límite que separa la salud de las obsesiones.

Cómo identificar el Síndrome de Anna Karenina

Se define con este curioso nombre a un comportamiento desarrollado en el que la persona experimenta una pasión o enlace afectivo en el que, a menudo, se pierden los límites de la razón, el raciocinio no dicta las acciones, sino que quien lo sufre se deja llevar desenfrenadamente sólo por lo que asume como emoción y pensamiento.

Tratamiento para el síndrome de Anna Karenina. Cómo reconocer el síndrome de Anna Karenina. Señales para identificar el síndrome de Anna Karenina

© Depositphotos.com/Wavebreakmedia

Imagen 1. Lejos de sentir amor, quien sufre del Síndrome de Ana Karenina vive en constante angustia y temor de perder la relación

Este amor apasionado resulta a menudo peligroso para la persona y también para el objeto de sus afectos y quienes lo/a rodean, pues no es poco habitual que quien sufre de este síndrome presente conductas agresivas, trágicas y carentes de los límites que impone la razón. Ataques desenfrenados de celos sin fundamento, conductas agresivas hacia uno mismo y hacia los demás, desatención a las actividades diarias (el trabajo, la familia, las obligaciones y más) y comportamientos de carácter obsesivo son algunas de las consecuencias habituales del Síndrome de Anna Karenina.

Detalles del apego no racional

En esta condición, el “yo” y el “tú” (la persona que es objeto de la intención romántica o emocional) parecen fundirse y perderse entre ambos los límites naturales. Estos casos pueden ser observados en fanáticos obsesivos y también en parejas habituales, en quienes la unión se transforma en el punto de máxima atención. Por decirlo de algún modo, la persona considera que la relación romántica o el apego emocional es la única definición de su propia vida y existencia, y que sin esa relación, su vida carecería de sentido. A nivel específico, se lo define como un trastorno afectivo-obsesivo y es frecuente que la persona experimente un desapego a su propio ser, poniéndose en un sometimiento absoluto hacia alguien o hacia la relación que los une, y llegando a tomar medidas exageradas para poder preservarla.

Una de las características de este apego obsesivo es la constante sensación de angustia. Incluso estando con la persona amada, quien sufre del Síndrome de Anna Karenina experimenta una constante angustia y el temor de perder esa relación, de ser abandonado o de que el amor no sea recíproco. Se pierde así la autoestima y la salud emocional, y se entra en el terreno de las conductas destructivas hacia uno mismo o hacia el otro.

Tratamiento para el síndrome de Anna Karenina

Si te identificas con estos síntomas, o consideras que alguien que conoces está perdiendo los límites personales por entrar en la obsesión, es necesario buscar pronta ayuda. La terapia deberá consistir en técnicas que ayuden al individuo a recuperar la razón natural, a experimentar el amor de un modo saludable y no restrictivo ni peligroso, y a comprender la importancia del amor propio y de la satisfacción personal, que permite el disfrute con los demás y con uno mismo.

Amar ciegamente puede existir al comienzo de una relación, pero recuerda que el verdadero amor es la libertad compartida de una manera saludable. Una terapia integral y el apoyo de los seres queridos son fundamentales para superar el Síndrome de Anna Karenina y recuperar la salud emocional.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Qué es el Síndrome de Anna Karenina?, te sugerimos que visites nuestra sección Salud Mental.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social