¿Cómo se define el precio de un producto?

El precio final de un producto

El rol del comprador o del consumidor parece relativamente sencillo. Más allá de la investigación previa, de la comparación entre lo ofrecido en el mercado, el proceso de la compra pareciera resumirse en el simple acto de intercambiar una cierta suma de dinero por un cierto objeto o servicio. Sin embargo, detrás de ese simple número hay otras cosas asociadas: el valor de un producto recorre una serie de detalles que analizaremos en esta nota.

Los factores que determinan el precio de un producto

¿Has notado que en tiendas pequeñas a veces los costos son menores y otras veces son mayores a los del supermercado? Pues es simple: detrás del precio de venta de cada elemento se esconden otros valores.

Cada objeto y servicio tiene un precio de costo. Este es el valor necesario para su producción, incluyendo la materia prima, la energía y los recursos para el proceso de elaboración, el traslado y empaquetado. El vendedor adquiere estos elementos al precio de costo, y luego suma un valor agregado por su venta.

Este valor agregado quedará determinado por varios factores. El mantenimiento del local es uno de ellos: si paga renta o alquiler, si posee o no sistema de climatización (por ejemplo, mientras que en los supermercados hay aire acondicionado, muy costoso de mantener, en las tiendas de barrio no existe este gasto complementario), y también en lo que se refiere a gastos de iluminación, sueldos del personal (una tienda atendida por sus dueños no paga sueldos a empleados, por ejemplo) y algunos otros.

Así, detrás de este precio de compra que pagas se esconden los gastos de producción, de traslado, de venta y del local en donde estás comprando este bien en particular.

Otros valores asociados al costo de un producto

Quizás encuentres la misma nevera de iguales características, en dos sitios de similares capacidades, personal y mantenimiento. Sin embargo, en una tienda la nevera es más costosa que en el otro. ¿Te has preguntado por qué?

Puede deberse a la ubicación de la tienda, o a su mercado objetivo. Como vimos, un negocio ubicado en un gran centro comercial o en el centro de la ciudad tendrá mayores gastos mensuales que uno ubicado en la periferia. Por otro lado, hay tiendas que “apuntan” a un mercado objetivo de mayor poder adquisitivo: el mismo dueño puede tener dos tiendas, una en un vecindario elegante y otra en un barrio modesto, y seguramente establecerá diferencias en los precios de venta, en función de las capacidades de compra de su clientela.

Por otro lado, si ambos locales están en el mismo centro comercial, entonces la diferencia de precios puede radicar en otros factores. Por ejemplo, en los agregados a la venta. Quizás en el sitio donde la nevera sea más costosa te ofrezcan una garantía extendida de un año, mientras que en el otro sólo te den una garantía de 3 meses. También pueden jugar factores de instalación, traslado sin cargo, servicio técnico y de revisión anual, club de miembros, descuentos en otros productos y algunos más. Averigua sobre los beneficios de la compra, pues a veces comprar la nevera en el sitio más costoso podría terminar por representarte mayor ahorro a largo plazo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Qué aspectos se tienen en cuenta al colocar el precio de un producto?, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social