Cómo prolongar el bronceado

Un bronceado por más tiempo

Cuando regresamos de las vacaciones y lucimos la piel dorada, con un saludable bronceado, apreciamos la admiración de todos los que nos ven pasar. Es una sensación maravillosa, siempre y cuando hayas sabido cuidar de tu piel para prevenir arrugas, resequedad, males cutáneos, etc. Y ya que tanto te esmeraste por obtener ese tono de salud y belleza que sólo el sol te puede dar, vendría bien aplicar algunas técnicas para que dure mucho más tiempo.

Consejos al broncear la piel

A la hora de tomar sol, asegúrate de usar protector solar con un FPS adecuado para tu piel y para el horario de exposición. El bronceado saludable y duradero se consigue con repetidas exposiciones cuidadas, y no con una sola prolongada o sin cuidados; esto sólo quemaría tu piel sin aportar el dorado que quieres.

Antes de tomar sol, limpia tu piel, aplica el protector-bronceador media hora antes, y repite la aplicación cada 30 a 60 minutos. Al volver a casa, toma una ducha para eliminar los residuos y suciedades del cuerpo, exfolia delicadamente, y humecta de forma abundante para que tu bronceado se fije mejor y dure más tiempo.

Cómo prolongar el bronceado luego de las vacaciones

Luego de terminar tus vacaciones, está claro que no tendrás suficiente tiempo como para asolearte a diario. Continúa con tu hidratación abundante para prolongar el color dorado, complementando con cremas autobronceantes seguras que darán a tu cuerpo un color natural sin los peligros asociados. Elige productos que humecten tu piel, o aplícalos en conjunto con una crema hidratante y nutritiva.

Evita las técnicas de bronceado sin sol, como los sprays y productos químicos tales como las píldoras bronceantes, que te darán un tono anaranjado, poco natural, y demasiado agresivo. Reserva estas técnicas para el invierno, cuando tu piel esté blanca.

Trucos para aparentar un color bronceado 

Los maquillajes pueden ser tus aliados para dar más color a una piel blanquecina. Elige las perlas de bronceado, una base compacta que se aplica con brochas suaves, matizando el propio tono de la piel en un acabado mate, más natural.
Las bases cremosas y los maquillajes con acabado brillante son inadecuados en esta tarea: usa polvos compactos y sueltos, que darán color a tu piel con un acabado más saludable y un bronceado de aspecto más real.

Luego de aplicar la base en polvo, ponte un poco de rubor de tono rosáceo en las mejillas, pómulos y nariz. Este poco de color te aportará una apariencia de piel asoleada y saludable en un segundo. También el resaltador (el lápiz de luz) aplicado sobre los puntos donde el sol toca más tu piel es una buena idea: sobre el hueso de las mejillas, en la frente, en la barbilla y en la nariz no debe faltar el resaltador iluminador.

Las cremas corporales y para el rostro son otros buenos aliados. Elige las humectantes con propiedades autobronceantes y "prolongadores del bronceado", alejándote de las jaleas y cremas que tiñen tu piel y sólo terminarán por arruinar tu ropa. Con una aplicación diaria de estas cremas mantendrás un tono dorado saludable y natural todo el año.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo prolongar el bronceado, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social