Cómo prevenir manchas en la piel con la exposición al sol

¿Por qué aparecen manchas en la piel?

Las manchas en la piel pueden tener múltiples orígenes. Pueden deberse a una condición genética, a la consecuencia de alguna enfermedad o de algún tratamiento con fármacos, o también a cambios hormonales (ciclos menstruales, menopausia o embarazo, entre otros), o la exposición indebida al sol. Alrededor de los 30 años de edad, la piel queda aún más expuesta a estas manchas y su aparición.

Cómo prevenir las manchas en la piel

Una manera efectiva de prevenir la aparición de manchas en la piel es, simplemente, cuidarla. Dale la limpieza diaria adecuada, y elimina los agentes nocivos acumulados con una exfoliación semanal como mínimo. Aplica sobre tu rostro maquillajes, cremas y productos de buena calidad, que no provoquen alergias, y recuerda retirarlos antes de ir a dormir.

La protección contra el clima y los agentes es crucial para tener un rostro impecable y libre de manchas. Principalmente, nos referimos a la protección contra el sol.

Protege la piel del sol para evitar manchas

Evita exponerte al sol entre las 11 y las 15 horas, ya que en este horario el sol afecta de modo más directo nuestra piel y nuestro cuerpo. Si debes estar al sol, recuerda protegerte con productos bloqueadores, y también con gorros y sombreros. Protégete del sol en todo lo que te sea posible para prevenir las manchas en la piel: sombrillas, paraguas y árboles también pueden ser un buen recurso para permanecer a la sombra.

Cuando estés al sol, evita usar productos con alcohol, como maquillajes específicos, cremas o lociones, incluso repelentes contra insectos que contengan alcohol. Esto no haría más que fomentar el riesgo de desarrollar manchas. Tampoco te expongas al sol, en ningún horario, el día posterior a la depilación, en particular si te depilas con cera. Si has sufrido alguna herida, evita exponerla, pues la renovación celular expuesta al sol propicia manchas y algunos otros problemas.

Respecto de los productos de protección solar, utiliza cremas, lociones y lluvias de base acuosa, de alto factor de protección y hasta bloqueadores solares. No es arriesgado utilizar productos con factor de protección solar (FPS) superior a 30. Así podrás disfrutar del sol, y complementar tu bronceado luego, puertas adentro, con cremas autobronceantes.

Procura que se trate de un protector solar resistente al agua, pues así podrás bañarte, nadar o incluso estar prevenido incluso ante la sudoración por el calor. Recuerda renovar la aplicación cada media a una hora, según el horario y el clima del momento.

Al regresar a casa luego de estar expuesta al sol, toma una ducha para retirar las suciedades y los restos del protector solar, e hidrata tu piel con cremas delicadas, hidratantes y nutritivas. Si hubieses sufrido quemaduras excesivas, aplica calmantes tópicos como rodajas de tomate o pulpa de aloe vera.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo prevenir manchas en la piel con la exposición al sol, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social