Cómo Prevenir la Gripe Estacional

Prevención de la Gripe Estacional

Ya sea por la llegada del frío invierno y los cambios de atuendos, o del calor intenso y el constante cambio entre el aire acondicionado de interiores y el azote del sol puertas afuera, las gripes parecen no darnos respiro en ningún momento del año.

Pero las hay por razones "médicas" (virales mayormente), y también están las denominadas "gripes estacionales". ¿Cómo reconocer cada una para darle un efectivo alivio a tus síntomas y prevenirlas?

Características de la gripe estacional

Las gripes estacionales afectan a una de cada 5 personas ante los cambios de estaciones, mayormente al inicio de los fríos de otoño, aunque también ante la llegada del verano. Podemos distinguirla de las gripes convencionales por su modo de aparición: de súbito, con fiebres altas, tos mayormente seca (es decir, sin secreciones mucosas ni flemas), malestar general del cuerpo y la inconfundible sensación de dolores musculares, de cabeza y de garganta. Ya desde el primer día de su aparición hay abundantes secreciones nasales (mucosas), en general de color blanco o apenas amarillento, a diferencia de las verdosas de las gripes convencionales e influenzas.

Su período de incubación es algo menor del de las influenzas habituales, no siendo superior a las 48 horas. Su cura también llega rápidamente, en general dentro de 5 a 7 días y casi sin intervención, aunque el consumo de analgésicos, infusiones tibias y calientes que alivien la garganta y aclaren las vías respiratorias pueden ser de enorme ayuda.

Ya que en general no se debe a infecciones virales ni bacterianas profundas, no será necesario consumir antibióticos para combatir las gripes estacionales, ya que el sistema inmunitario de nuestro cuerpo puede enfrentarlas sin problemas, formando así los anticuerpos necesarios para futuras ocasiones.

Prevención y tratamiento de la gripe estacional

Las cepas virales que producen las gripes mutan constantemente. Sumado a las influencias ambientales, es muy común que adquieras una de estas afecciones cada año, sin que ello signifique un mal ni una amenaza a tu salud ni bienestar.

Pero puedes prevenir la gripe estacional simplemente observando medidas de higiene adecuada, como lavar tus manos regularmente (en especial antes de comer), higienizar los elementos que lleves a tu boca y nariz, usar pañuelos descartables y no de tela, evitar fumar o llevarte elementos a la boca, y cubrirte cuando estornudes con un pañuelo y no con tu mano. Si no tienes uno, simplemente usa el interior de tu codo, para evitar la propagación de posibles agentes de contagio hacia otros y hacia ti mismo.

Las vacunas antigripales han demostrado gran éxito, e incluso muchos gobiernos las ofrecen de manera gratuita cada año. Con su aplicación se renuevan las defensas corporales ante las mutaciones del virus productor de manera eficaz, y hasta las hay para niños pequeños y hasta embarazadas. Consulta con tu médico de confianza para inocularte y prevenir las gripes estacionales y ocasionales, sin caer en las viejas trampas de la automedicación poco eficaz, ni ponerte en peligro con productos novedosos e ineficientes.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Prevenir la Gripe Estacional, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social