Cómo prevenir la gripe en invierno

Consejos para prevenir la gripe y el resfrío

La llegada de los primeros días de frío tiene un sinónimo poco deseable: gripes y resfriados que nos dejan tumbados debajo de los cobertores.

Hoy, muchos gobiernos inoculan contra estas afecciones de manera gratuita, o han ingresado estos medicamentos a las cartillas de vacunación obligatoria, pero si has quedado fuera del listado y buscas una manera natural de prevenir y eliminar la gripe, aquí te contamos algunos trucos sencillos y completamente inofensivos, para que pongas en práctica cuando quieras.

Refuerza el sistema defensivo para evitar la gripe

Las exigencias de la vida actual, el estrés, las preocupaciones financieras y las bajas anímicas que todo esto trae aparejado dejan a nuestro organismo con las energías mal dirigidas. Esto hace que nuestro sistema inmunitario no funcione como se espera, dejándonos expuestos a estas enfermedades. Por eso, debes ayudarlo.

Aliméntate sanamente, con muchas hortalizas y frutas frescas, cargadas de vitaminas y minerales esenciales. Bebe mucha agua a diario, que te ayudará a eliminar las toxinas que debilitan tus defensas y renovar así tus energías.
También debes hacer ejercicio, cuando y cuanto puedas: Toma las escaleras en lugar del ascensor, camina o monta en bicicleta en lugar de ir en coche, sal a pasear unos minutos cada día para mantenerte sano y alerta.

Estas tres simples actividades no sólo fortalecerán tu sistema defensivo, sino que también elevarán tu humor y te mantendrán en un marco de energías positivas, y eso es ganar la mitad de la batalla contra las enfermedades de estación.

Qué hacer si ya te dio gripe

Si ya fuiste presa de la gripe o el resfriado, no recurras a fármacos y medicamentos libremente. Elige soluciones naturales, y escucha a tu cuerpo atentamente, pues él sabe curarse a sí mismo.

Por ejemplo, cuando tenemos fiebre lo primero que hacemos es tomar un antifebril; pero la fiebre es un mecanismo corporal, y existe por un motivo claro; da señal de alarma a todo el cuerpo para que las defensas se pongan en marcha.

Lo más sano en este caso es hacer un control regular de la fiebre, aliviando las molestias con paños fríos en la frente y las sienes, y vestir con prendas y ropa de cama de algodón para que absorban nuestro sudor, pues lo más saludable para estos casos febriles de menos de 39°C es dejar que el cuerpo sude y se estabilice a sí mismo.

Beber muchos líquidos es fundamental, pues esto te ayuda a eliminar las toxinas y los agentes agresores, te mantiene bien hidratado y facilita las funciones orgánicas, haciendo que las energías de tu cuerpo se dediquen a la recuperación. Puedes beber infusiones calientes, como té blanco o té verde, que además son diuréticos y permiten una producción de orina más abundante (y esto te ayuda a ir "limpiando" tu organismo de los agresores).
A la hora de las comidas, elige alimentos ricos en vitaminas, en especial frutas, y caldos o sopas livianas para que el proceso digestivo sea más simple y acelerado.

Finalmente, recuerda bañarte dos a tres veces por día, para limpiar tu piel de las toxinas depositadas por la sudoración. Mantén tu cabello seco para evitar cambios bruscos de temperatura, y renueva la ropa de cama y tus prendas de algodón para facilitar la eliminación de las suciedades que se depositan también en las telas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo prevenir la gripe en invierno, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?
11 valoraciones.
El 82% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social