Cómo prevenir accidentes en las tareas de jardinería

La jardinería es, lejos de una pesada labor doméstica, una tarea relajante y sumamente agradable. Sin embargo, debemos tomar algunas pocas precauciones para su máximo disfrute, previniendo accidentes y malestares posteriores.

Principalmente, debemos cuidar de nuestra salud, pues la jardinería es una tarea que exige que pasemos largo tiempo bajo los rayos solares, o que manipulemos herramientas que con un descuido pueden dañarnos. Por eso, debemos recordar aplicar bloqueador o protector solar para cuidarnos de los rayos nocivos del sol, y utilizar gafas oscuras y sombreros en las horas de mayor luz. Recuerda que para la jardinería, la primera hora de la mañana y el atardecer son los momentos más propicios, tanto para las plantas como también para nuestro cuerpo.

No te confíes de tu resistencia, ni te pongas a prueba. Utiliza elementos que procuren tu comodidad, pues a veces en la jardinería pasamos largo tiempo en una misma posición (sentados, arrodillados, etc), y esto puede tener consecuencias para nuestra circulación o para dolores articulares y similares. Utiliza almohadillas y almohadones que te protejan y cuiden tu comodidad y seguridad, y trata de cambiar de posición cada cierta cantidad de minutos.

Aunque en ocasiones la jardinería es un trabajo seguro, a veces sucede que podemos realizarnos pequeños cortes y heridas en las manos, por ejemplo, cuando podamos o cuando desmalezamos. Para prevenir tanto heridas como raspones, siempre utiliza guantes especiales para jardinería, para cuidar y proteger las manos.

Ten precaución a la hora de utilizar herramientas afiladas y cortantes. Siempre emplea las tijeras y serruchos usándolas hacia el exterior de tu cuerpo, nunca fuerces demasiado los cortes, y en lo posible, utiliza gafas para realizar tareas que puedan arrojar desechos.

Al utilizar la podadora o la bordeadora, ponte siempre un pantalón largo y calzado adecuado, para no sufrir golpes o daños en tus piernas. Recuerda revisar siempre el cable de los artefactos, chequeando la presencia de roturas, y también controla su ubicación durante el uso de las maquinarias. Si la máquina te es demasiado pesada, será mejor no hacer el trabajo, ya que podrías herirte, cortarte o dañar tu musculatura.

Con estos sencillos consejos, la jardinería no representará ninguna amenaza para tu salud y tu integridad. Recuerda que la protección es siempre lo primero, y cuídate para poder disfrutar de tu jardín apaciblemente.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo prevenir accidentes en las tareas de jardinería, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social