Cómo hacer una Tisana Analgésica

Receta para hacer una tisana analgésica natural

¿Sientes jaquecas y dolores de cabeza? ¿El sol del verano y el intenso calor te están dejando sin aliento? Pues presta atención a este truco para preparar una tisana analgésica bien natural y saludable que puedes aprovechar para mitigar las molestias, los dolores y las tensiones mentales en un modo especial.

Diferencias entre té, tisana e infusión

Los tés, las tisanas y las infusiones, aunque similares, no son exactamente lo mismo. La infusión es la "bebida" que se obtiene vertiendo el agua caliente sobre hierbas secas o frescas, dejando reposar y filtrando luego para su consumición. El , por su parte, es una infusión particular obtenida por el reposo en agua caliente de hojas secas específicamente de esta planta, en sus variedades. Puede filtrarse o no. Por último, la tisana se elabora similar a la infusión, aunque las hierbas deben ser "cocidas" en el hervor del agua durante algunos minutos. Luego se reposa y se filtra para su consumo.

Ingredientes de la tisana

Para preparar esta tisana elegimos hierbas y especias con propiedades relajantes, estimulantes de la circulación sanguínea, y analgésicas. Estas incluyen hierbas como la melisa y el romero, ideales para aliviar dolores y molestias.

Puedes obtenerlas en una tienda de dietética o artículos naturales y orgánicos, y conservarlas en bolsas de cierre hermético o frascos y contenedores de buen cierre, tanto en forma individual como en una mezcla previamente preparada. Luego, toma la cantidad necesaria y prepara la tisana en infusión.

Preparación de la tisana analgésica

Para preparar la tisana, calienta agua (aproximadamente una taza) en una olla pequeña. Una vez que rompa el hervor, agrega el agua hirviendo sobre las hierbas mediante un colador o tamiz abierto, dejando que las hierbas queden en contacto con el agua, durante unos 5 a 7 minutos. Luego, simplemente toma el colador, retirando las hierbas, y sirve la tisana en una bella taza.

Para endulzar utiliza miel natural y no azúcar refinado, pues este último alteraría tus sentidos. Bebe esta tisana fría, caliente o tibia por la mañana y durante el día. Si quieres consumirla por las noches puedes hacerlo, o reemplazarlo por la siguiente preparación

Tisana relajante para las noches

Prepara esta infusión, seguiremos con la misma técnica de preparación anterior, agregando en el colador una cucharadita de melisa y otra de tomillo, con un puñado pequeño de hojas y flores de tilo. El tilo nos ayudará a conciliar el sueño y a relajarnos luego de una jornada agotadora, o bien cuando el dolor de cabeza y la jaqueca nos ataquen por la noche.

Otra variante de esta preparación consiste en colocar las hierbas directamente sobre el agua y llevándola a hervor. Apenas rompa el hervor, retira la olla del fuego y deja reposar tapado por unos 10 a 12 minutos, luego filtra o cuela, y sírvete esta deliciosa taza de relajación natural.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Preparar una Tisana Analgésica, te sugerimos que visites nuestra sección Medicinas alternativas.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social