Cómo hacer una Mesa Salada

Ideas para hacer Mesas Saladas

Preparar una mesa salada es más fácil de lo que piensas. Se trata de ofrecer bocadillos y tentempiés pequeños, deliciosos, pero que no arruinen el apetito. Contrariamente a las mesas dulces, las saladas habitualmente se ofrecen desde el momento de los aperitivos y el cóctel de bienvenida, y permanecen a lo largo de la comida y hasta luego del café. Por eso, aquí te damos algunas buenas opciones para hacer mesas saladas calientes y frías, y que tus eventos o reuniones con amigos sean simplemente sensacionales.

Cómo preparar una mesa salada fría

Es la versión más fácil de organizar, pues los alimentos que ofrezcan no necesitan un frío constante y, salvo ante un clima muy caluroso, puedes disponerla y dejarla servida a lo largo de la velada. Los bocaditos que ofrezcas pueden ser cocidos previamente, pero consumirse fríos o tibios con todo deleite. Estas son algunas buenas alternativas:

Cómo armar una mesa salada. Comidas para una mesa salada. Cómo armar una mesa salada para una boda. Como hacer una mesa salada caliente y fría

© Depositphotos.com/jankratochvila

Imagen 1. Los quesos, los fiambres y los embutidos van muy bien con los frutos secos, y no pueden faltar en una mesa salada.

Tabla de quesos: Bastará con quitar las cáscaras y cortar una buena variedad de quesos en trocitos del tamaño de un bocado. Elige los de pastas medias, y acompáñalos con tostaditas pequeñas, galletas saladas o de agua, y algunos frutos secos para agregar una textura crocante.

Tabla de fiambres y embutidos: En las tablas de fiambres y embutidos puedes comprar las piezas enteras (o lonjas gruesas) y cortarlas en formas o en cubos, para ofrecer con pequeños pinchos. Elige una variedad de sabores, como cubos de jamón, fiambre de cerdo, de pavo, de pollo, carnes curadas, y combínalos con algunas aceitunas (olivas), quesos y frutos secos. Para los delicatesen que se disfruten más en lonjas finas (como el jamón serrano), opta por cortarlos en tiras, enrollarlos, y ofrecerlos en pinchos pequeños.

Tabla de vegetales: Esta alternativa liviana y sabrosa es muy tentadora, y muy fácil de preparar. Lava, pela y corta en bastones zanahorias, apios, calabacines redondos y otros vegetales con textura firme que puedan consumirse crudos. Corta lonjas de berenjena y calabacín largo, y saltéalos para tostarlos. Sirve los vegetales acompañando con cuencos de queso blanco de untar, queso fundido, mayonesas y salsas.

Bruschetas y pinchos: Dora panes, rocía con aceite de oliva y ponles fiambres, embutidos, quesos, vegetales o lo que quieras, para ofrecer brusquetas deliciosas y muy fáciles. Otra opción es preparar deliciosos pinchos y servirlos fríos.

Cómo hacer una mesa salada caliente

Para armar una mesa salada caliente bastará con imaginar tus comidas favoritas en su versión miniatura. La idea es ofrecer bocadillos sabrosos pero que no resten apetito para el plato principal. Si la comida en sí será la mesa salada, entonces los bocaditos permiten consumir una gran variedad para deleitarse aún más. Estas son algunas buenas opciones a tener en cuenta:

Pizzas: Prepara un bollo de masa de pizza, y divídelo en 16 a 24 bolitas (es decir, si una pizza tiene 8 porciones, estas mini pizzas serán equivalentes a ½ o 1/3 de porción). Estira en discos pequeños, pon la salsa y hornea hasta dorar las bases. Luego, agrega el queso y los toppings, y sirve estas pizzas miniatura recién sacadas del horno.

Hamburguesas: Esta es una alternativa divertida y sabrosa: mini hamburguesitas. Prepara albóndigas de carne, y aplánalas antes de cocinarlas. Sirve en panes del tamaño de un scon pequeño, acompañando con salsas, condimentos, queso, lechuga, pepinillos o lo que quieras. Sujeta las capas entre sí con un pincho corto.

Empanizados: Corta cubos o piezas pequeñas de carne de lomo, pollo, o elige langostinos, camarones, rebanadas de calamar (rabas) o la carne que quieras, incluyendo vegetales como berenjenas, calabacines, zapallos u otros, cocidos si prefieres. Si el ingrediente fuese absorbente, pasa por harina o por fécula de maíz. Si no fuera absorbente, pasa por huevo apenas batido, y por último por pan seco molido (pan rallado, rebozador). Fríe estas “milanesas” por ambos lados hasta cocinar y dorar, y sirve acompañando con salsas.

Empanaditas: En el mercado encontrarás masa para empanadas tamaño copetín. Úsalas para hacer una versión reducida de empanadas de carne, de jamón y queso, caprese (con queso, tomate y albahaca), de pollo, de pavo, o de lo que quieras.

Tarteletas: Las tarteletas de copetín son deliciosas, y una de las opciones más versátiles. Prepáralas con queso, vegetales, fiambres y embutidos, con cremas (como el quiche), o lo que quieras. Cuanto más pequeñas seans, más se deleitarán tus invitados probando todas las alternativas.

Pinchos y kebabs: Otra buena alternativa es ofrecer pinchos y kebabs calientes, preparados con carnes, vegetales, frutas y miles de alternativas.

Con esta inspiración en abundancia sabrás cómo hacer una mesa salada, fría, tibia o caliente, adaptada a cualquier celebración.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Preparar una Mesa Salada, te sugerimos que visites nuestra sección Guarniciones – Dips - Entradas.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social