Cómo preparar un té menos estimulante

La teína que contiene el té es similar a la cafeína en el café. Son alcaloides con un efecto estimulante sobre el organismo. Si evitas tomar té por este aspecto, ya no encontrarás excusas luego de leer la siguiente nota.

Cómo preparar un té menos estimulante

Propiedades del té

El té es una bebida exquisita, que además, resulta en un gran aliado para el cuidado de nuestra salud. Posee numerosas propiedades, que incluyen el combate y la prevención de enfermedades, malestares e incluso tumores, según la variedad en cuestión.

Cómo preparar un té menos estimulante
Cómo preparar un té menos estimulante

Pero algo se repite en todas ellas: el té posee alcaloides, similares a la cafeína, que estimulan el sistema circulatorio y el ritmo cardíaco. Esto hace que su consumo deba ser moderado por parte mujeres embarazadas o con hijos en lactancia, enfermos del sistema gástrico e hipertensos.

Por fortuna, hay muchas formas de consumir té con menos efecto estimulante, poniendo en práctica simples pasos para reducir el contenido de "teína" de esta infusión.

"Recuerda que la teína nunca se elimina absolutamente de la bebida, siempre habrá un cierto contenido de esta en las hebras y en la infusión."

Cómo preparar un té menos estimulante

  • Las tres cuartas partes de este alcaloide toma de dos a tres minutos en incorporarse a la bebida. Por ello, podemos controlar el contenido de este elemento en cada taza, según su modo de preparación.
  • Al hacer una infusión prolongada, la teína se combina con los taninos propios del té, formando tanato de teína, que retrasa la absorción de la misma en el intestino. Por lo tanto, una infusión más prolongada hará que la bebida resulte menos estimulante y más gentil.
  • De este modo, controlamos el contenido de teína en la taza, haciendo una infusión, es decir, dejando reposar el saquito o las hebras de té en el agua caliente. Una infusión más prolongada para un té menos estimulante, y más corta para un té más cargado de este elemento.
  • Para calcular los tiempos, podemos guiarnos por estos conceptos: calentamos el agua a la temperatura óptima (unos 80°C a 85°C), y dejamos reposar el saquito, la bolsita o el infusionador, de cuatro a diez minutos dentro del agua. El té será más astringente y menos estimulante, conservando su buen sabor.
  • También podemos hacer una infusión de 20 segundos, retiramos las hebras de té, y realizamos una segunda infusión unos minutos después. Así, el té tendrá menor efecto estimulante, pero un sabor igualmente agradable.
  • Sea cual sea el método elegido, recuerda que la teína nunca se elimina absolutamente de la bebida, siempre habrá un cierto contenido de esta en las hebras y en la infusión. En el mercado podemos encontrar algunos productos desteinados, que también serán muy prácticos.

"Las tres cuartas partes del alcaloide que posee el té, toma de dos a tres minutos en incorporarse a la bebida. Por ello, podemos controlar el contenido de este elemento en cada taza, según su modo de preparación."