Cómo preparar un baño relajante

Después de una larga jornada de trabajo llegamos a casa cansados y estresados... es momento de desconectarse con un buen baño relajante.

Cómo preparar un baño relajante

Cómo preparar un baño relajante

Pasos para preparar un baño relajante

Para darte un baño estimulante y reparador, lo primero es disponer de media hora como mínimo. Prepara todo lo que necesitas para el baño y no olvides colocar música suave de fondo.

La temperatura del agua tiene que estar alrededor de los 30º. Si tienes, perfuma el agua con aceite de lavanda o romero, que son especialmente relajantes. Al bañarte, el calor del agua y el vapor abren tus poros y tu piel estará más receptiva a las propiedades de los aceites. Puedes usar aceite de pino (relajante), de menta (estimulante, refrescante y analgésico), de eucalipto (balsámico y estimulante), de romero (relajante y curativo), etc.

Cómo preparar un baño relajante
Cómo preparar un baño relajante

© Depositphotos.com/ridofranz

"Si tienes, perfuma el agua con aceite de lavanda o romero, que son especialmente relajantes."

Soluciones caseras para el baño relajante

Si no tienes estos productos en tu casa, siempre hay alguna solución casera que nos sacará del paso.

  • Prepara una infusión fuerte de manzanilla, menta o valeriana para verterla dentro de la bañera.
  • Un buen puñado de sal gruesa o un par de cucharadas de bicarbonato también te ayudarán a relajarte durante el baño.
  • Si prefieres un baño aromático, mezcla una taza de aceite de bebé con unas gotas de tu perfume favorito en el agua de la bañera.
  • Si tu intención es un baño suavizante, vierte dentro del agua de la bañera 3/4 taza de leche en polvo.
  • Para un divertido baño de espuma, mientras estés llenando la bañera coloca bajo el chorro del agua una tapa llena de shampoo. Si no tienes, prueba con el jabón de tocador.

"Luego del baño relajante, recuéstate en la cama durante unos minutos más, y vuelve a masajear tu cuerpo con una crema hidratante."

Cómo darte un baño relajante

Ya lista la bañera, te introduces en ella y durante los primeros minutos no haces nada, solo te relajas y respiras profundamente. Luego, masajea tu cuerpo con un guante de crin. Recuerda que el baño no debe superar los 15 o 20 minutos, pasado este tiempo, la piel comenzará a arrugarse y el agua caliente la resecará.

Sal del agua y recuéstate en la cama durante unos minutos más, y vuelve a masajear tu cuerpo con una crema hidratante.

Siguiendo estos pasos ya habrás logrado sacudirte el estrés y cansancio de encima, y te sentirás mucho mas relajada/o.