Cómo preparar té blanco

Se cuenta que este té, en la antigüedad, era reservado solo a los emperadores de china. Su sabor es ligeramente frutado y su gran valor comercial radica en que las hojas para su fabricación solo se pueden recolectar durante dos días al año.

Cómo preparar té blanco

El té blanco

El té blanco es una exquisitez que se produce en forma muy limitada. Se obtiene de las yemas de los primeros brotes, las cuales tiene un color símil plateado, y de las que se obtiene una bebida de un color muy pálido, de ahí su nombre.

Este té es muy bajo en cafeína, alivia el cansancio tanto físico como mental, es beneficioso para la circulación, oxigena la piel, mejora las defensas del organismo y tiene un gran poder antioxidante.

Consejos para preparar té blanco

Para prepararlo se vierten dos cucharadas de té por taza y se utiliza el agua justo antes que comience a hervir.

"El té blanco es una exquisitez que se produce en forma muy limitada."

Se deja descansar entre 7 y 10 minutos antes de consumir.

Se pude añadir leche o miel, aunque como siempre decimos, tomarlo solo nos permite disfrutar a pleno de su sabor y aroma.

"Este té es muy bajo en cafeína, alivia el cansancio tanto físico como mental."