Cómo preparar sales relajantes

Sales relajantes caseras

Las sales minerales son ideales para lograr baños reparadores y terapéuticos. Realizar nuestras propias sales relajantes puede resultarnos una actividad muy divertida y recreativa. Además de resultarnos mucho más económico que comprarlas ya listas.

Las sales relajantes son un excelente regalo para hacer, además de poder usarlas nosotros en un momento de paz y tranquilidad que ayudara a embellecernos.

Ingredientes para hacer sales relajantes

Los ingredientes que necesitaremos son muy sencillos: Sal gruesa, aceite esencial de lavanda, rosas, menta, etc., colorante vegetal, cuchara, y algunos frascos de vidrios en donde envasarla.

Procedimiento:

Cuando ya tengamos todos estos elementos, colocamos la sal dentro de un bol. A continuación, vertemos unas gotas de colorante y mezclamos hasta lograr un color uniforme. Si lo deseamos un poco más fuerte, volveremos a verter unas gotas y a mezclar. Recordemos que con muy poca cantidad de colorante se obtiene colores fuertes.
Cuando ya hemos obtenido el color deseado añadimos algunas gotas de la esencia y mezclamos muy bien, para lograr que todos los granos de sal absorban dicha fragancia.

Dejaremos que la fragancia actúe unos minutos y entonces sentiremos el aroma, si pensamos que falta un poco de fragancia, volvemos a repetir el procedimiento. No debemos empapar las sales, solo permitiremos que absorban el aceite esencial de aromaterapia o la fragancia deseada.

Cuando ya logramos la fragancia buscada, procedemos a envasar esta sal relajante y aromática en los frascos y a decorar los mismos con listones de colores, tules, etc. Si no contamos con frascos, podemos colocarlas dentro de pequeñas bolsitas de celofán, y luego las forraremos con tul, para que queden más elegantes.

Consejos al preparar sales caseras

  • Para preparar estas sales debemos procurar tener ingredientes de calidad, para que las mismas no produzcan irritaciones en nuestra piel. Si deseamos una sal de mejor calidad, podemos optar por el uso de sal marina en lugar de sal gruesa o utilizar 50 y 50 de cada una.
  • Debemos tomar la precaución de utilizar frascos bien limpios para que no se mezclen los aromas, y si vamos a trabajar diferentes fragancias, habrá que lavar bien los elementos que utilizamos entre unos y otros.
  • Los aceites esenciales producen sensaciones mas profundas durante el baño que las fragancias, ya que poseen propiedades terapéuticas. Es conveniente averiguar bien cuales son las propiedades de cada aceite, para saber si no le causará problemas a la persona a la cual se las regalaremos.
  • Para que el frasco sea más vistoso, podemos colocar dentro del mismo sales de diferentes colores (pero con la misma fragancia o aceite).  Una manera muy sencilla es preparar un poco de sal con color y la otra dejarla blanca. Al momento de envasarla, verteremos alternadamente la de color y la blanca, ya sea en cantidades iguales, diferentes o inclinadas.

Nota. La proporción de sal y fragancias o aceites aromáticos es de 1000 gramos de sal por unas 30 a 40 gotas aproximadamente.
Las personas hipertensas no pueden utilizar sales preparadas con sal común, y con respecto a uso de sal marina, debe ser autorizada por su médico.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo preparar sales relajantes, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
24 valoraciones.
El 96% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social