Cómo preparar los radiadores para el invierno

Radiadores listos para el invierno

El invierno suele ser un visitante que llega de súbito. De pronto, cambiamos las mangas cortas por los abrigos, cerramos ventanas y puertas, y encendemos la calefacción a toda potencia esperando mitigar esos primeros fríos que nos atacan desprevenidamente. Pero este año será diferente: Comenzaremos cuanto antes a preparar la casa para la estación fría.

Aislar el hogar del frío

Lo primero por hacer, en especial si vives en una nueva residencia y es el primer invierno que pasas allí, es analizar las ventilaciones y las aberturas.

Coloca burletes de goma o de espuma de goma en todas las rendijas de las puertas y ventanas, prestando especial atención a aquellas que se orienten al punto cardinal más frio. En ningún caso cubras las ventilaciones, ya que son indispensables para mantener el hogar oxigenado y saludable.

Una vez cubiertas las pequeñas aberturas, presta atención a los elementos. Los muros verdes en el exterior son ideales para cortar el viento, mientras que las enredaderas y plantas trepadoras asidas a los muros exteriores te ayudarán a aislar el hogar de manera indiscutida.

Coloca cortinados dobles, uno liviano para el día y uno frontal más grueso para la noche, y no te olvides de cerrar postigos, persianas y cortinas ni bien notes que comienza a oscurecerse el cielo.

Cómo limpiar los radiadores

Es el momento de limpiar y acondicionar los radiadores de la calefacción. Antes de calentar los artefactos, lo primero por hacer es la limpieza externa.

Coloca papel periódico en el piso, por debajo de cada radiador, y primero limpia con un paño apenas húmedo. Ve enjuagando la tela para retirar el polvillo y la suciedad, sin agregar productos que pudieran dejar restos que, con el calor del sistema, podrían arrojar aromas desagradables.

Si el radiador posee manchas o marcas, podrás repasar con un producto líquido aplicado directamente sobre el paño suave. Limpia, y luego aclara con el paño húmedo.

Sin quitar el papel del piso, por precaución, llega el turno de la purga.
Cierra la salida de todos los radiadores y enciende la caldera. Cuando esté a punto, comienza a abrir la válvula de escape de cada radiador, en el orden correcto de circulación, para que el aire albergado en las tuberías salga y sea reemplazado por vapor. Una vez que notes esto, cierra esa válvula y continúa a la siguiente. Si quieres conocer mejor el procedimiento de purga de radiadores, te recomendamos esta nota

Recuerda limpiar los radiadores una vez por semana haciendo una limpieza en seco (con el plumero o un paño sin mojar) para evitar la acumulación de polvillo.

Al final de la temporada, antes de apagar el sistema hasta el próximo invierno, realiza una nueva purga, mientras que a lo largo de la época estival puedes proteger los radiadores con simples fundas de tela.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo preparar los radiadores para el invierno, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social