Cómo practicar deportes durante el embarazo

Embarazo y deportes

El embarazo es un momento mágico en la vida de una mujer, y en la de toda la familia. Durante esos 9 meses debes prestar especial cuidado y atención a tu cuerpo, para proveer a ese nuevo hijo de toda la comodidad posible.

Para quienes acostumbran a llevar rutinas de ejercicios exigentes, este es un período de ansiedad, ya que se deben dejar de lado ciertas actividades, pero no todas. Aquí veremos algunas actividades que puedes hacer para ejercitarte durante el embarazo, sin descuidar tu cuerpo y tu salud, y cuidando los de ambos.

Qué ejercicios se pueden realizar en el embarazo

Todo ejercicio que se haga durante el embarazo debe ser cuidadoso, y no demasiado exigente. Las rutinas con saltos y movimientos bruscos están totalmente desaconsejados, y cualquier actividad debe abandonarse si se siente el más pequeño malestar. Los deportes leves pueden ser practicados, con mucha precaución. Recuerda que el consumo de oxígeno durante el deporte es mayor, y podrías privar al bebé de su aire. Los deportes extremos están contraindicados, incluyendo todos los que pudieran ocasionar golpes en el vientre, como el esquí (en nieve y acuático), el patinaje, la danza y otros semejantes.

Durante el embarazo no debes practicar, entonces, deportes de competición, deportes acuáticos, esquí, deportes de impacto y combate, artes marciales en competición o entrenamiento, maratón, equitación, deportes convencionales de equipo, paracaidismo o deportes aéreos varios, patinaje, tenis, raquetboll y otros semejantes, e incluso la bicicleta debe ser evitada, en lo posible.

No debes comenzar a practicar un nuevo deporte o actividad durante el embarazo, puesto que desconoces los efectos de esta actividad en tu cuerpo. Presta atención a tus instintos ante todo: si sientes que no deberías hacer algo, pues simplemente no lo hagas. Consulta con tu médico ante sensaciones desconocidas o antes de practicar cualquier deporte y actividad. Este es el momento para reconocer las limitaciones propias, e incluso ir un paso más allá, en pro de la protección del bebé.

No practiques deportes ni actividades en días de extremas temperaturas, o de mucha humedad, pues estás expuesta a mayores probabilidades de deshidratación, de falta de equilibrio y de malestares generales.

Procura, en cambio, realizar actividades tonificantes y energizantes leves, como rutinas en colchoneta o en piso, e incluso con aparatos, según recomendación médica. Puedes practicar caminatas, ejercicios de Yoga, Pilates, y aeróbicos leves. El aeróbico acuático y la natación simple son sumamente beneficiales, al igual que el baile (sin saltos ni piruetas). Siempre consulta con tu médico antes de comenzar cualquier actividad, ya que cada mujer presenta sus propias características y cada embarazo posee sus propias restricciones.

 

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo practicar deportes durante el embarazo, te sugerimos que visites nuestra sección Embarazo y maternidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social