¿Por Qué tu Vida Está Mal?

¿Sientes que tu Vida va Mal?

Pese a que lo intentas, te esfuerzas y actúas bien, no entiendes del todo por qué tu vida está mal, los planes se frenan, y simplemente no te sientes feliz. Es natural que pronto comiences a preguntarte si en verdad vale la pena el esfuerzo, y nuestra propia humanidad nos empuja a compararnos con todos los demás y que –según creemos-, les va mucho mejor que a nosotros. ¡Ese es uno de los tantos comportamientos subconscientes que son los verdaderos culpables en todo esto!

Aceptando nuestra humanidad

La cultura en la que hemos nacido y hemos sido educados nos hace creer que “debemos” ser felices. Y también, la noción de que la felicidad pasa por tener tal o cual coche, una casa de diez habitaciones, un yate para pasear y una gran cifra en el banco está siempre pendiendo sobre nuestras cabezas. Pero no es así, y bien queda demostrado en miles y miles de ejemplos del mundo entero.

Causas por las que tu vida está mal. Qué hacer si sientes que tu vida va mal?

© Depositphotos.com/tomwang

Imagen 1. Apreciar la vida es posible: hay belleza y diversión en los actos cotidianos y, cuando los notes, verás que tu vida está mejor de lo que pensabas.

El dinero ciertamente facilita la vida, pero sin él también se puede ser feliz. De un modo bastante similar, no es tu estilo de vida lo que te de satisfacción, sino lo que haces. Es decir: es fácil quejarnos de lo que nos falta, mucho más que fijarnos en verdad qué es lo que estamos haciendo con verdadero placer.

Cada quien es un mundo único e individual. Lo que a ti te da la felicidad puede no ser lo mismo que se la de a tu pareja, a tus hijos, a tus padres. Puede que tu causa de mayor placer sean los animales, y para tu vecino lo sean las personas sin techo. Puede que tu verdadera alegría esté en pasar una tarde al sol, riendo con amigos, y que para tu amigo esté en pasar tiempo a solas, viendo algo de cine clásico, y con silencio a su alrededor. Las comparaciones son tan infructíferas como la comprensión desde un punto de vista ajeno al nuestro: tu felicidad depende de ti, independientemente de los demás, y sólo atendiendo a lo que te de placer a ti.

Entonces, ¿por qué tu vida está mal?

A menudo pensamos que debemos cumplir tal o cual parámetro para que nuestra vida “esté bien”. Pero no notamos que, ni bien cumplimos una pequeña meta, de inmediato comenzamos a pensar en todo lo que nos falta. Y así, la conclusión es fácil de adivinar: nuestra vida nunca estará “bien” a nuestros ojos, pues siempre habrá una nueva meta por alcanzar.

La motivación puede ser un fuerte impulso. Querer algo (una situación, un bien, lo que sea) debe funcionar como un objetivo, un “algo” por alcanzar, y no más que eso. Lo que sea que consigas no determina tu vida, sino que es uno más de sus tantos componentes. Pero si pasas las horas pensando en que “cuando tengas tanto dinero serás feliz”, o “cuando tengas tantos hijos tu vida estará completa”, sólo te estás predisponiendo a la insatisfacción en el tiempo de espera… e incluso si consigues esa meta, puede que no sea lo que en verdad necesitas en ese momento para ser feliz.

Comportamientos subconscientes a vencer

Lo que piensas, lo que crees y lo que repites en tu mente, lo haces “verdadero” para tu cerebro. Estas conductas subconscientes condicionan tu vida y tu bienestar y, por eso, necesitas modificarlas cuanto antes. Presta atención a estos 5 comportamientos de tu mente:

1. Tienes pensamientos limitantes: Constantemente repites frases como “no puedo hacer esto” o “no soy capaz de aprender aquello”. Incluso si tuviera parte de verdad, esta clase de pensamientos sólo te condicionan a no avanzar. Es decir: si nunca antes te has ejercitado, difícilmente puedas competir en una maratón al final de este mes, pero sí podrías entrenar duro y ponerte en forma para competir en otros eventos –o ese mismo- con tiempo suficiente.

2. Crees que serás feliz cuando…: Pensar que serás feliz cuando tengas más dinero, cuando vivas en otra ciudad, cuando te cases, cuando tengas hijos, etc., sólo te hace creer que, hasta tanto no lo logres, no serás capaz ni podrás ser feliz. La vida se trata de apreciar el ahora, no de pensar que el futuro será la respuesta a tus problemas actuales.

3. Crees que la felicidad es una obligación: Hay quienes son felices y quienes no lo son, y ninguna de esas condiciones es perpetua. Necesitas comprender que habrá momentos de felicidad y momentos de infelicidad, como parte natural de nuestra vida humana.

4. Temes cambiar: Cuando te impones una meta demasiado específica, temes que cualquier otra condición no será positiva. Por ejemplo, crees que un trabajo de alta jerarquía es lo que necesitas para ser feliz, por lo que no aceptas un cargo intermedio. No sólo ese puesto menor podría hacerte muy feliz, sino que también puede ser un peldaño más en tu escalinata hacia ese gran cargo al que aspiras.

5. Dejas que el pasado te defina: Ciertamente, nuestro pasado nos ha formado, pero de ningún modo condiciona nuestro futuro. Por decirlo de algún modo, el que nunca antes hayas ganado un concurso no significa que debas dejar de participar en ellos, si es lo que te da placer. La vida se aprecia en el camino, no en la meta.

Sólo necesitas aprender a apreciar tu realidad actual por lo que es, en lugar de pensar en lo que quisieras, lo que no eres o no tienes, y lo que piensas que sucederá. El futuro es incierto y el pasado inmodificable, entonces: si te preguntas por qué tu vida va mal, ¡seguramente es porque la estás analizando desde el punto de vista incorrecto!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Por Qué tu Vida Está Mal?, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social