¿Por qué siempre dejas las cosas sin terminar?

¿Por qué nunca acabas lo que empiezas? ¿Cómo evitarlo?

Terminar las cosas es simple y llanamente un hábito, una costumbre. Es como lavarse los dientes. Si no te los lavas nunca te da una pereza terrible, ¿verdad?. Pero si te acostumbras a hacerlo, te pasa lo contrario; te los tienes que lavar ¡o sufres!. Y de hecho no tienes ni que pensarlo. Pues esto es lo mismo, si no acabas lo que empiezas es simplemente porque no estás acostumbrado y es cuestión de crear ese hábito.

Cómo crear el hábito de acabar las cosas

Aquí es donde Marie Forleo en este video recomienda cuatro cosas:

1. No pienses que debes disfrutar el proceso todo el tiempo

Parece que cuando haces algo que te gusta tienes que estar disfrutando todo el tiempo y si no, es que algo va mal, y ¡no es así!. Incluso aunque disfrutes la mayor parte del tiempo (que puede no ser el caso tampoco), hacer cosas es difícil y duro.

Por ejemplo, por mucho que te guste escribir, escribir un libro es muy duro; o preparar una comida para 25 personas si eres chef, o tener un blog y ser constante, u organizar una exposición de fotos. Siempre hay partes duras y partes que te gustan menos (o nada). Todo cuesta y no todo es siempre diversión, hay que ser consciente de eso.

Apúntate esto: la diferencia entre un aficionado y un profesional es que el profesional acaba las cosas cueste lo que cueste. Así que tenlo en cuenta porque estamos hablando de tu profesión, tu eres un profesional y los profesionales de éxito acaban lo que empiezan, aunque sea duro. Eso sí, tienes que saber distinguir esto de autosabotaje, de obligarte a acabar las cosas, porque no es lo mismo acabar lo que es importante, que perder el tiempo porque no eres capaz de dejar algo inacabado.

2. Empieza por las cosas pequeñas

¿Cómo te las arreglas con las pequeñas tareas del día a día?. Por ejemplo, leer y responder emails, publicar en las redes sociales (si lo haces), contestar a clientes, etc. ¿Acabas lo que empiezas o tienes un muchas cosas a medias?. Es decir, ¿tu problema de no acabar lo que empiezas se extiende también a las pequeñas actividades del día a día?
Esto es muy importante porque los grandes proyectos están formados por pequeñas tareas y si no eres capaz de acabar pequeñas cosas, tampoco lo harás con las grandes.

Así que a partir de ahora cuando estés contestando un email, por ejemplo, no pases a otro y lo dejes a medias. Empieza y acaba uno a uno. O si te pones a pagar facturas, no dejes algunas para luego, acaba lo que empiezas. Una vez que logres controlar las pequeñas cosas, las grandes se cuidarán ellas solas, ya lo verás.

3. Hacer las cosas no debe ser opcional

La cosa está clara; cuando no te queda más opción que hacer algo, lo haces. Te cueste más o menos, te guste más o menos. Si mañana tienes que entregar un informe o sino te echan, mañana lo tienes listo, da igual lo largo que sea; si tienes que renovar el pasaporte este mes, lo renuevas. Cuando no te queda otra acabas las cosas. Y aquí es donde Marie añade algo especialmente interesante: la razón por la que no acabamos las cosas es porque nos damos opciones para no hacerlo, porque valoramos más las promesas que hacemos a los demás que las que nos hacemos a nosotros mismos. Como dice ella: "Si quieres ser responsable, mantén las promesas que le haces a los demás. Si quieres tener éxito mantén las promesas que te haces a ti mismo".

No abandones proyectos hasta no terminarlos

Una última recomendación, la dieta de proyectos. Si eres una persona activa o emprendedora seguro que enseguida te apuntas a todo proyecto que te parezca interesante, pero si luego no acabas ni la mitad, estás perdiendo tiempo y energía. Así que a partir de ahora, a subirse al tren del no, o como dice Marie, a hacer dieta de proyectos.
Escoge uno y hasta que no lo acabes no tomes otro. Nada de llenarte el plato con mil cosas para, al final, no acabar ninguna...

Acostúmbrate a acabar una cosa antes de empezar otra y adelantarás más. Si, sabemos lo que estás pensando: "Sí, claro, no tienes ni idea de la cantidad de cosas que tengo que hacer para ayer, imposible hacer solo una". Error. Si sigues haciéndolo todo a la vez no acabarás nada.
Escoge una, la más importante en este momento, acábala y empieza otra. Pruébalo, no pierdes nada y puede que te cambie la forma de trabajar.

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales y emprendedoras que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera. Si buscas claridad, motivación, acción y resultados, recibe su boletín gratis en www.aidabaida.com.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Por qué siempre dejas las cosas sin terminar?, te sugerimos que visites nuestra sección Tareas y técnicas de trabajo.

Esta nota te fue útil?
24 valoraciones.
El 92% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social