¿Por Qué Ser Feliz Adelgaza?

Motivos para Ser Feliz y Adelgazar

Quizás la pregunta de este artículo te haya despertado la curiosidad y ahora quieras saber por qué ser feliz adelgaza. Y si te pones a pensar, no es tan dificil la respuesta.

Si bien el mejor camino para tener el cuerpo soñado es comer limpio y hacer algún tipo de ejercicio regularmente, un estado de ánimos negativo de manera crónica en tu vida te llena de toxinas que hacen que sea mucho más difícil perder esos kilos de más. Aprende por qué la sonrisa de corazón puede ser la mejor rutina para bajar de peso.

¿Por qué engordamos?

Sin entrar en los asuntos más obvios (consumes más calorías de la que gastas, gracias a la mala alimentación y al sedentarismo), las emociones negativas propician las condiciones para que nuestro organismo acumule toxinas que ayudan a almacenar las grasas en lugar de utilizarlas como fuente primaria de combustible.

La felicidad y la pérdida de peso. Cómo adelgazar siendo feliz. Tips para ser feliz y adelgazar. La felicidad te permite adelgazar

© Depositphotos.com/Maridav

Imagen 1. Cuando te sientes feliz no comes para aliviar la angustia, haces más ejercicio físico, y disfrutas más de la vida.

A ello se suma que, en una mente ofuscada y un organismo lleno de estrés, el sistema inmune y las funciones orgánicas estarán sumamente debilitados. Esto significa un lavado ineficiente de las toxinas y residuos orgánicos, y menos capacidad de hacer frente a las malas condiciones tanto físicas como emocionales.

¿Qué emociones nos hacen engordar?

Cualquier marco emocional negativo (o menos que feliz) contribuirá a la peor salud y a la acumulación de grasas y toxinas. Para puntualizar en el asunto, podemos identificar 5 emociones generales que nos hacen engordar, nos dificultan bajar de peso, y crean en nosotros un ambiente ácido y negativo, un ciclo vicioso del malestar:

1. La ansiedad: El  estado general de ansiedad y nerviosismo nos hace caer en acciones perjudiciales para nuestro bienestar y control del peso. Comemos entre comidas, creamos el hábito de mascar alimentos crocantes con harinas y procesados, y aumenta así el apetito, en particular por los alimentos con altos contenidos de azúcares y refinados que crean una falsa sensación de bienestar y energía que cae rápidamente, repitiéndose el ciclo en poco tiempo.

2. La compulsión: Las conductas compulsivas se asimilan mucho a las de la adicción, y si a ello le sumamos el uso inescrupuloso de ingredientes que provocan adicciones reales, podemos identificar un problema muy rápidamente. Los alimentos repletos de grasas no-saludables, ácidos grasos Omega-6, azucares refinados, siropes de maíz alto en fructuosa y algunos más producen sustancias que actúan como neurotransmisores (especialmente endocannabinoides), que impulsan a seguir comiéndolos constantemente. Y esto, claro está, contribuye al sobrepeso y aumenta el cuadro general de ansiedad.

3. El estrés: Ya se ha hablado mucho sobre cómo el estrés afecta todas las funciones de nuestro organismo, y aún así los que padecen esta condición aumentan en tal medida y velocidad que ya se lo considera una epidemia global. Entre tantos otros impactos, condiciona al cuerpo para la depresión, los estados de ansiedad, y al afectar las funciones orgánicas de limpieza aumenta nuestras chances de elevar los niveles de azúcar en sangre, lo que nos pone a riesgo de obesidad, diabetes y otras condiciones.

4. La frustración: La falta de satisfacción crea un ambiente negativo en nuestra mente, y también en el cuerpo. Nos conduce a comer mal, con una dieta grasa y procesada, y nos llena de ira y resentimiento que causan gran impacto en nuestra capacidad de eliminar toxinas y quemar grasas.

5. La negación: No ser capaces de afrontar la realidad por lo que es nos impide solucionar los problemas y vencer los obstáculos. Esto crea un estado de sedentarismo (físico y también emocional), lo que nos dificulta bajar de peso y aumenta el problema de emociones negativas en nuestra mente.

Las emociones nos hacen subir de peso, y también nos dificulta reunir las herramientas para reducir esos kilos de más. La meditación, la psicoterapia, la realización de actividades al aire libre, el ejercicio, la dieta y las buenas compañías te darán felicidad, bienestar, y por sobre todo, te ayudarán a ser feliz para adelgazar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Por Qué Ser Feliz Adelgaza?, te sugerimos que visites nuestra sección Salud Mental.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social