Cómo poner límites en tu trabajo: 5 casos comunes

5 cosas a las que debes ponerle límites

Saber poner límites es algo muy importante y que, aunque parezca raro, no mucha gente sabe hacer. De hecho, a estas alturas es una habilidad dada su necesidad y lo que cuesta.
Quizá no seas del todo consciente de la repercusión de no poner límites a ciertas circunstancias, así que aquí tienes 5 situaciones a las que tienes que aprender o empezar a aplicar (y solo es un comienzo):

1. Poner límites a internet, whatsapp, redes sociales, etc.

Casi no hace falta que hablemos de esto, ¿verdad?. Ya sabes hasta qué punto estos recursos, que son muy útiles en nuestro día a día, se transforman rápidamente en ladrones de tu tiempo. Muchas personas se pasan horas "perdidas" o mal empleadas debido a eso. Vas a mirar algo sólo cinco minutos y acabas perdiendo tres horas. No eres el único. Así que es una de las áreas a las que tienes que prestar atención si supone un problema para tu productividad.

Analiza cuánto tiempo pierdes y toma medidas. Es bueno determinar el tiempo que vas a emplear y usar un cronómetro (como este). Otra opción es directamente apagar el módem por la mañana o en otro horario, o evitar conectarte a las redes sociales nada más levantarte. Prueba hasta que encuentres lo que funciona para ti.

2. Pones límites a las personas que te desmotivan

Son los llamados vampiros emocionales (o piratas emocionales, como los llama la coach Martha Beck). Hablamos de personas que literalmente te quitan la energía, te desmotivan, aunque tengan buenas intenciones. Es importantísimo rodearte de gente que te apoye y te motive, no que te de la razón en todo, pero que no te hunda.

Piensa en quienes no quieres alrededor y empieza a tratarlos menos a menudo, a poner barreras. En muchos casos son personas muy cercanas y no puedes cortar lazos radicalmente, pero sí está en tu mano no tratar ciertos temas con ellas, o quedar menos; y aparte de eso, empieza a frecuentar a los que te den energía, que te aporten cosas positivas. En persona o en grupos online, lo que mejor funcione para ti.

3. Dejar que otros decidan por ti

Es fácil dejarse llevar por la corriente, lo que la sociedad o las personas más cercanas esperan de ti, especialmente si no tienes muy claro lo que quieres. Hasta que un día te das cuenta de que te has dejado arrastrar y en realidad no te entusiasma lo que haces, y lo que es peor, ya ni siquiera sabes qué es lo que te gusta. Es mucho más frecuente de lo que crees, así que si te sientes identificado, tranquilo, que no estás solo. Solo hay una solución para esto: Empieza a tomar tus propias decisiones ya.

No es fácil, da miedo, genera inseguridad, pero al fin y al cabo es tu vida, y es tu felicidad y sentimiento de realización lo que está en juego. Así que depende de ti.

4. Dejar de ponerte excusas

Esto es muy frecuente también y todos caemos en algún momento u otro. Quizás lo malo no es ponerte excusas, sino no darte cuenta y dejar que limiten tus posibilidades. Y mucha gente pensará, "es que lo mío no es una excusa". La mayoría de las razones por las que no haces algo son excusas, es así de simple. Siempre podrás encontrar algún ejemplo de alguien que lo haya hecho estando en tus mismas circunstancias o peores. Así que empieza a pensar si de verdad quieres lo que quieres, qué excusas te estás poniendo y cómo puedes dar ese primer paso que marca la diferencia.

5. Hacer cosas que no quieres hacer

Esto puede suponer una gran carga emocional y, de hecho, muchas personas sienten que al día le faltan horas porque no son capaces de decir que no a las cosas que no quieren hacer. Esto nos pasa a todos y es normal, lo que no es normal es que sea continuo y que limite lo que de verdad te apetecería hacer. Si algo es una carga para ti es que no lo quieres hacer, y hay que empezar a tomar medidas al respecto. Si no te apetece salir, no salgas. Si no quieres acabar el trabajo de otra persona porque quieres estar con tu hijo, di que no.

No tienes que hacerlo siempre, pero desde luego si has llegado al punto en el que se te ha escapado de las manos lo que haces por los demás, es hora de pararte a pensar y empezar a tomar medidas.

Cómo aprender a poner límites

Como siempre, estas cosas a veces se entienden perfectamente de manera racional, pero otra cosa es ponerlo en práctica, ¿verdad?

Lo más importante es empezar por algo pequeño, que te suponga un desafío pero tampoco exagerado, para que veas que no pasa nada y que el resultado merece mucho la pena. Elige algo que no sea muy grande pero que te afecte, sea lo que sea, y empieza por ahí. Y poco a poco ve añadiendo más cosas, hasta que te veas con valor para dejar de hacer todo lo que no quieras de verdad. Cuesta pero merece mucho la pena.

También puedes centrarte en una sola área, empieza poco a poco y ve aumentando. Te pueden surgir dudas o excusas, pero ¿sabes qué?. No tienes que cambiarlo todo, solo aquello que no te guste o no te aporte nada. Porque hasta que no aprendas a poner límites no mejorará tu situación. Esto es muy típico de personas que están muy ocupadas porque no saben decir que no a compromisos, interrupciones, etc, pero recuerda: "Un vaso lleno no da para más. Tienes que vaciarlo para poder añadirle más."

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y  fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales y emprendedoras que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, conseguir más clientes, más ingresos y más libertad. Si buscas claridad, motivación, acción y resultados, escucha su audio gratis "5 Pasos para que tu Negocio Despegue en 6 meses o menos" en http://bit.ly/1bD6PN1

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo poner límites en tu trabajo: 5 casos comunes, te sugerimos que visites nuestra sección Desarrollo Profesional.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social