Cómo pintar un mural infantil

Mural infantil

Un mural es una gran técnica que podemos aplicar a la hora de decorar los cuartos infantiles. En sólo una tarde podremos darle un nuevo aspecto a una habitación, usando para ello las figuras de los personajes preferidos de nuestros niños.

Pasos para pintar un mural infantil

Buscar la imagen. En Internet hallaremos las más variadas imágenes y poses de los personajes animados favoritos de nuestros hijos, con el fin de darle una temática particular al mural infantil. Según el diseño general deseado, podremos imitar una imagen ya creada, o bien crear una propia, que podemos lograr uniendo diversas poses del mismo personaje, o también colocando a los personajes de una tira, una serie o un programa televisivo, en un orden y ubicación específicos a lo largo de la pared, con distintos fondos del gusto de nuestro hijo o hija.

Una vez que tengamos elegida o armada la imagen, podemos convertirla a blanco y negro para facilitar la labor, o dejarla en colores. Luego, para simplificar el trabajo de copia a la pared, podemos convertir a esa imagen en un símil dibujo a lápiz, remarcando sus bordes o vectores, ayudándonos con un software de edición de diseños.

Preparar la pared. Para preparar la pared retiraremos los muebles, cubrimos el piso con plástico o papel de diario, y limpiamos y lijamos la superficie. Dependiendo de su estado, podemos dar una mano de fijador sellador, o directamente del color de base que hayamos elegido, aprovechando para crear, por ejemplo, cielo con nubes esponjadas o verdes prados.

Dibujar la imagen en la pared. Luego, imprimiremos esta imagen en una hoja A4, para trazar sobre ella una cuadrícula y otra a escala superior en la pared y copiar la imagen, o bien podemos llevarla al tamaño definitivo real en pantalla y dividirla en sectores del tamaño de hojas A4, para imprimirlas y calcarlas luego sobre la pared. Si esta es la técnica que eliges, recuerda usar papel carbónico amarillo para no ensuciar la imagen ni la pared.

Pintar. Ya dibujado, copiado o calcado el diseño para nuestra pared, nos damos a la tarea de pintar el mural infantil al gusto del pequeño. Podemos pedirle su opinión para dar colores llamativos y diferentes, o también personalizar la pared incluyendo, por ejemplo, su nombre en letras redondeadas y bien coloridas, con detalles especiales y a su gusto.

Con esta técnica, y en sólo una tarde, el cuarto de tu hijo o tu hija se verá convertido en un lugar especial, rodeado de sus personajes favoritos.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo pintar un mural infantil, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?
8 valoraciones.
El 75% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social