Cómo Pintar Piedras para Decorar

Las piedras pintadas nos permiten lograr una decoración rústica y muy original.

Método para pintar piedras con la técnica de flotado. Cómo crear objetos decorativos con piedras pintadas.

Cómo Pintar Piedras para Decorar

Técnica de Flotado para Pintar Piedras

En la decoración del hogar y del jardín, todo vale. Y debemos hacer uso de todas las técnicas y materiales a nuestra disposición, para lograr piezas únicas, originales, llamativas, y en verdad asombrosas. Aquí aprenderemos a pintar con técnica de flotado, para lograr elementos decorativos para cualquier rincón del hogar y del jardín.

Materiales necesarios

Para esta labor necesitaremos piedras del tamaño deseado. De preferencia, deben ser con superficies planas. Las piedras bola y las grandes piedras de río son ideales para este trabajo.

Debemos limpiarlas bien, con un cepillo de cerdas medias (como los plásticos y los de uñas) para eliminar la suciedad ubicada dentro de sus poros. Dejamos secar a la perfección, mientras reunimos los demás materiales: un pincel angular del tamaño ideal para la piedra, acrílicos blanco y negro, o de los colores elegidos (siempre dos tonos, uno claro y uno oscuro dentro de la misma gama), un pocillo con agua, una bandeja plástica o de isopor (como las bandejas de la carne), y algunas servilletas de papel absorbente. Luego, necesitaremos barniz mate en aerosol o tarro, y pincel.

Método para pintar piedras con la técnica de flotado. Cómo crear objetos decorativos con piedras pintadas.
Las piedras bola y las grandes piedras de río son ideales para este trabajo.

© Depositphotos.com/mark1087

"De preferencia, busca piedras planas para pintar con la técnica de flotado."

Finalmente, busca un diseño de estilo geométrico. Los de las intrigantes líneas de Nazca y los motivos de patrón coloniales, nativos y similares son ideales, para dar un aspecto trascendental a la pieza

Cómo pintar piedras decorativas

Para pintar piedas y hacer objetos decorativos, primero calcamos el diseño en la pieza con un carbónico suave, y comenzamos a aplicar la pintura respetando la iluminación. Por ejemplo, si vamos a pintar un cuadrado, daremos los tonos claros por fuera de las líneas superior e inferior, y por la izquierda de las laterales, mientras que los colores oscuros van por debajo de las líneas horizontales y a la izquierda de las laterales. Es decir: siempre las luces (colores claros) y las sombras (colores oscuros) en un mismo sentido de orientación.

La técnica del flotado es muy sencilla: tomamos apenas un poco de pintura con el ángulo más largo del pincel angular húmedo, y descargamos sobre la bandeja. Notaremos que el color hace una suerte de degradado por sí solo, sin técnicas especiales. Procuramos no ensuciar el otro costado del pincel, y lo limpiamos en agua si fuese necesario. Al comenzar a pintar, si no estás aún confiado, puedes humedecer la piedra para facilitar el trabajo. Con un pincel o hisopo mojado podrás "limpiar".

"Busca un diseño de estilo geométrico. Los de las intrigantes líneas de Nazca y los motivos de patrón coloniales, nativos y similares son ideales."

Al finalizar el diseño y el trabajo de pintura, dejamos secar y barnizamos para protegerlo. Lograremos una piedra única en el tamaño deseado, permitiéndonos crear pesos para papeles, elementos decorativos para el hogar, o por qué no, grandes piedras para rodear un cantero en el jardín.