Cómo pintar la pileta plástica

Pintar la pileta plástica

Ya aprendimos a hacer una limpieza profunda de la pileta, para prepararla para el verano. Y, claro, si querés que tu pileta verdaderamente renazca en cada temporada, luego de la limpieza y antes del llenado, un buen trabajo de pintura será el siguiente paso a dar para obtener un resultado sensacional.

Dependiendo de la antigüedad de la pileta, se requerirá o no un trabajo de pintura. Tené en cuenta que los nuevos materiales hacen posible que el gel coat (el "gelco" o la pintura de fábrica) puede perdurar durante años, si hemos dado a la pileta un buen mantenimiento. Pero si la pileta ya tiene sus buenos años de uso, y la pintura se deteriora año a año, entonces daremos una simple mano de pintura, y asunto solucionado.

Luego de vaciar y limpiar a fondo tu pileta plástica, debés dejarla secar bien. Podes limpiarla por la mañana, para aprovechar el horario de la siesta y la tarde, permitiendo que el sol y el calor colaboren en el secado. Esto, dicho sea de paso, también actuará como un potente bactericida y eliminará los hongos que puedan haber quedado.

Cuando ya haya bajado el sol podes empezar a pintar. Hay quienes prefieren pintar a primera hora de la mañana, otros durante el atardecer. Nuestro consejo es el primer formato, ya que si pintás a primera hora vas a tener un clima fresco, y luego el sol del día ayudará en el secado de la pintura.

Consejos para pintar una pileta plástica

Si la pintura anterior está muy deteriorada y comienza a descarcararse, podés pasar un cepillo de cerdas semi duras o una lija suave para acondicionar la superficie. Si lo hacés, asegurate de retirar todo el polvillo con trapos húmedos, y dejá secar nuevamente. Luego, comenzá a pintar los laterales, desde abajo hacia arriba, y de preferencia con rodillo, para hacer un trabajo más prolijo y ágil. Recordá que esta pintura suele secarse rápido, así que no dejes la lata abierta por demasiado tiempo. Será mejor utilizar una bandeja especial e ir tomando la pintura por porciones.

Ya pintados los laterales y el reborde superior, podes pintar el piso. Comenzá por la parte más lejana a la escalera, siempre de atrás hacia adelante, para no quedarte atrapado entre la pintura fresca. Podes dar dos manos de pintura al piso, ya que es la zona de mayor descaste. Si lo hacés, asegurate de dejar secar muy bien entre una y otra mano, incluso podes dar las manos con un día de separación. También procurá prestar atención a la zona de la escalera, que posee gran desgaste en el uso.

Cuando ya esté pintada la pileta, y bien seca, dejala dos días (o tres, incluso cuatro) sin agua, para que la pintura tome bien la forma del material y seque por completo. Haciendo esto, además, vas a poder corroborar el trabajo, y dar los retoques que fueran necesarios. Luego, tan sólo resta llenar la pileta y comenzar a disfrutarla.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo pintar la pileta plástica, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social