Cómo Pintar la Nevera

Aprende la técnica más fácil para pintar el refrigerador, y darle un aspecto sensacional, moderno y muy personal. ¡Haz que combine con tu decoración!

Cómo Pintar la Nevera

Cómo Pintar el Refrigerador

Si quieres que tu cocina se vea como las que muestran las revistas, esta técnica para pintar la nevera es justamente lo que necesitas. Es que este no es un electrodoméstico que renovemos habitualmente, y en poco tiempo puede quedar feo en su apariencia, aunque en perfecto funcionamiento. ¡Con esta técnica podrás “renovarlo” cada año, o con la regularidad que quieras!

Ten en cuenta que este método es sencillo pero lleva su tiempo. Programa tu menú y tus compras para prescindir de la nevera al menos por dos a tres días, más si el clima fuese húmedo. Si lo necesitas, pide prestado espacio en los congeladores de tus amigos para guardar todos los alimentos que tengas allí, y consume los frescos hasta poder vaciarla sin desperdiciar.

Primeros pasos

Cuando esté vacío, desconecta el refrigerador y aprovecha para hacerle una limpieza en profundidad, por dentro y por fuera. Puedes trabajar en la cocina moviéndolo un poco, o llevarlo con cuidado a un sitio de trabajo más confortable, siempre bajo techo por si el clima se pusiera en nuestra contra.

Método para pintar la nevera. Cómo pintar el refrigerador. Pasos para pintar la nevera
Con colores planos y detalles metálicos le darás al refrigerador un aspecto antiguo genial, y con colores metalizados tendrás una pieza muy moderna.

© Depositphotos.com/hemul75

"Ten en cuenta que este método para pintar la nevera es sencillo pero lleva su tiempo. Programa tu menú y tus compras para prescindir del refrigerador al menos por dos a tres días."

Ya limpio y seco, retira la puerta del congelador y de la nevera desenroscando los tornillos de sujeción. No te preocupes: es muy fácil volver a colocar las puertas al terminar. Luego, toma cinta adhesiva de papel y cubre las zonas que no vayas a pintar, y usa papel periódico (u otro) en piezas enteras para crear una suerte de puerta que proteja el interior, dejando a la vista solamente sus bordes. Haz lo mismo con la parte posterior, asegurándote de cubrir todo el motor para evitar desperfectos más adelante.

Pasos para pintar la nevera

Usando ropa de trabajo, gafas, barbijo y guantes de látex, dale al exterior del artefacto un lijado suave para quitar restos de suciedad y dejar la superficie más receptiva para la pintura. No necesitas frotar demasiado; hazlo suavemente y en movimientos circulares.

Ahora llega la parte más divertida: la pintura. Lo mejor es aplicar esmalte sintético en aerosol, o pasar con un pulverizador eléctrico. Otra opción es usar un rodillo pequeño, aunque te llevará más tiempo (es la alternativa más económica). Dependiendo del color que hayas elegido, necesitarás dar dos o hasta tres capas delgadas, para asegurar una cobertura perfecta y un acabado más llamativo.

Ten en cuenta que entre una y otra aplicación debes dejar secar no menos de 4 horas: es buena idea dar la primera mano al atardecer, para dejarla secar toda la noche, y aplicar la segunda capa de color en la mañana del día siguiente. Así, hacia el mediodía analizarás a plena luz si necesitas aplicar una tercera.

Ya perfectamente lista la pintura, vuelve a colocar la puerta en su sitio ajustando los tornillos, y no te olvides de decorar también las sujeciones y las demás piezas para complementar el nuevo aspecto de tu nevera.

Pintar y decorar la nevera. Guía para pintar el refrigerador. Cómo pintar la nevera con spray

¿Te gustaría tener una cocina moderna como la de la foto? Aprende a pintar el refrigerador en un tono metalizado, ¡y se verá de lujo!

© Depositphotos.com/stu99

"Puedes usar pinturas de acabado mate o brillante, y también tonos metalizados para darle a la nevera un aspecto moderno y sobrio."

Opciones de diseño

Para pintar el refrigerador puedes usar pinturas de acabado mate o brillante, y también tonos metalizados para darle un aspecto moderno y sobrio. Incluso  puedes hacer diseños con diferentes colores y acabados, creando patrones con cinta adhesiva de papel una vez seca la pintura ya aplicada. Y si tu nevera suele recibir roces y temes el desgaste, simplemente aplica una última capa de barniz incoloro para una protección total.

Una vez terminada tu labor, regresa el aparato a su sitio, quita las cintas adhesivas y los papeles, y deja reposar 12 horas antes de conectarla, por el movimiento que hubiera sufrido. Conéctala y espera a que llegue a su temperatura ideal, para luego llenarla de todos tus alimentos preferidos, y disfrutar de esta nueva cocina que has conseguido con solo pintar el refrigerador.