Pautas para Elegir la Vestimenta

Pautas relacionadas con el vestir

Definitivamente, nuestra forma de vestir es más que un simple abrigo que cubre nuestro cuerpo: es todo un lenguaje que utilizamos para presentarnos al mundo. Además de cumplir una importante función, la ropa logra resaltar aquello hacia donde queremos dirigir la atención, logra disimular las áreas que nos despiertan inseguridades, y nos presenta casi como una tarjeta personal identificatoria. Aprendamos, entonces, a elegir el atuendo más apropiado.

Libertad de movimiento. Los notorios "fashionistas" nos dicen que "la belleza duele", y nos instan a utilizar atuendos que limiten nuestra movilidad, en pro de causar un efecto impactante. Sin embargo, en el día a día la situación es diferente, y se hace necesario que la vestimenta que luzcamos sea, ante todo, cómoda, aunque sin rescindir elegancia y estilo. Por ello, cuando salimos de compra debemos tener en mente que lo que vistamos debe amoldarse a nuestro cuerpo, según nuestro gusto y estilo personal, procurando comodidad y libertad de movimiento, sin restricciones. Esto no significa que vistamos playeros a diario, sino que luzcamos atuendos llamativos, a la moda, de vanguardia quizás, pero sin que esto nos provoque incomodidades.

De tal forma, elegiremos prendas que se ciñan a nuestras caderas, a nuestra cintura, que realcen nuestro busto, al tiempo que escondan nuestra barriga, o que disimulen nuestra baja estatura mediante los diversos largos de mangas y piernas, aunque sin que nos resulten demasiado estrechas ni provoquen en nosotros mayor inseguridad.

Situación y lugar. También debemos adecuarnos a la situación en la que estemos luciendo nuestra vestimenta: mientras en una reunión social quizás aquella solera corta y con transparencias resulte impactante, en una entrevista laboral será sumamente inapropiada; o tal vez ese traje de verano nos de libertad y frescura en la oficina, pero puede que no sea la mejor elección para una reunión de jardinería.

Accesorios. Los accesorios también definen nuestro atuendo. Ya sean carteras, bolsos, cinturones, gafas, collares, relojes, pulseras o anillos, debemos apropiarlos tanto a nuestro estilo como a nuestro atuendo y a la situación en particular. Un collar de fantasía, con perlas falsas de enormes dimensiones, puede resultar sumamente llamativo para un evento social, pero probablemente en la oficina no haga más que dejarnos en ridículo. Ante la duda, es mejor mantener joyerías y accesorios clásicos, no demasiado grandes, y acordes al estilo de vestuario, como cadenas de oro, anillos pequeños, relojes de tamaños y estilos clásicos, gafas sin brillos ni marcos de colores, e incluso guantes y bufandas de colores neutros cuando desconozcamos los detalles de la situación a la que nos estemos adentrando.

Colores. También debemos prestar atención a los colores de las prendas. Si nuestra piel es más blanquecina, lo mejor es evitar los colores beige, gris y cremas, y vestir colores más activos y vibrantes, aunque sin caer en los extremos. A las pieles oscuras, los tonos cremas y suaves resultan ideales para eventos laborales, mientras que los vibrantes y enérgicos (amarillos, fucsias, azules) son especiales para eventos sociales. En la elección del color, hay que tener en cuenta los tonos de la piel, los ojos y el cabello.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Pautas para Elegir la Vestimenta, te sugerimos que visites nuestra sección Vestimenta.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social