Cómo pasar un día de montaña con el perro

Precauciones al visitar la montaña con el perro

Para los amantes de los animales y la naturaleza, supone todo un placer realizar una salida a la montaña con su perro. No obstante, además de las medidas de precaución básicas para humanos, conviene también tomar algunos cuidados extra por la particularidad de llevar una mascota con nosotros.

Atar al perro al pasear por el monte

Pese a que en principio vamos a andar por parajes naturales y deshabitados, es frecuente encontrarnos con excursionistas, familias o deportistas en la montaña. Al igual que en la ciudad o en un parque público, se recomienda mantener al perro atado con su correa mientras paseamos por el monte, incluso aunque no avistemos presencia humana, puesto que el animal no siempre podrá predecir peligros como desprendimientos de rocas o terrenos resbaladizos. Estas precauciones son especialmente válidas si el lugar que visitamos es nuevo también para nosotros, los dueños del can.

Por otra parte, no es raro ver señales con la obligación de atar el perro, sobre todo en zonas naturales con especies animales o vegetales protegidas, y que por tanto deberán respetarse.

Proteger las patas del perro en la montaña

Cabe recordar que la superficie de las montañas o montes no es como la de las aceras de la ciudad, por lo que nos toparemos con terrenos desiguales y posiblemente peligrosos para las patitas de nuestra mascota. Para evitar el contacto directo con fragmentos de piedras o rocas afiladas, existen los llamados botines caninos, fabricados normalmente con materiales resistentes e impermeables como el neopreno, que protege a la perfección las patas del perro. Si no es posible adquirir este tipo de botas, tenemos a nuestra disposición diversas cremas protectoras para aplicar directamente sobre sus almohadillas.

Sea como sea, como dueños responsables vigilaremos aquellas zonas más peligrosas, irregulares y resbaladizas, y mantendremos alejado al animal (y a nosotros mismos) de ellas.

Cuando nuestro perro no es el único animal suelto

No es muy difícil comprender que en un terreno salvaje es posible encontrarnos con una variada fauna salvaje, la cual podría ocasionar algún problema o trifulca con el perro, especialmente si lo llevamos suelto. Antes de iniciar la excursión, se recomienda estudiar previamente la zona a través de mapas locales que informen de los animales salvajes y característica de los mismos, así como del ganado con el que nos podemos encontrar, y consecuentemente, con perros de guarda.

Por último, se puede dar la posibilidad - aunque remota -, de que algún cazador confunda a nuestro perro como una amenaza o incluso presa, y acabe disparándole. Para evitar accidentes de este tipo, además de mantener siempre al perro próximo a nosotros, no está de más vestirlo con algún elemento llamativo y visible a distancia, como por ejemplo un chaleco fluorescente.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Gracias por leer Cómo pasar un día de montaña con el perro, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social