Otras formas de usar el talco

Además de quitar malos olores y la humedad del cuerpo, el talco puede ser aprovechado de muchas otras formas. ¿Quieres conocerlas?

Otras formas de usar el talco

Trucos para aprovechar el talco al máximo

El talco, o polvo pédico, es un material natural de muchísimos usos en la vida diaria. No sólo elimina malos olores y absorbe la humedad de nuestro calzado, sino que puedes aprovechar este económico elemento en la limpieza y el mantenimiento de las más diversas superficies del hogar.

Otras formas de usar el talco
Otras formas de usar el talco

© Depositphotos.com/gvictoria

Talco para quitar manchas en alfombras y telas

Si tus alfombras o telas tienen manchas de sangre, retíralas sin frotar ni empeorar el daño aplicando una pasta hecha con talco y unas gotas de agua del grifo. Al secarse la pasta, se llevará consigo la mancha de sangre. Aspira una vez seco para quitar el residuo.

Las manchas de grasas y aceites también encuentran su solución con el talco. Para quitarlas, espolvorea la zona, deja actuar cuatro a seis horas, y luego aspira. Repite la operación tantas veces como sea necesario, hasta que la mancha desaparezca. Esta es una solución ideal para las alfombras y tapizados, aunque también podrás aplicarla en telas de poliéster, frotando el talco una vez prolongando el tiempo de acción.

Talco para ahuyentar insectos

El talco también ahuyenta a las hormigas y a otros insectos caminadores. Espolvorea las zonas donde notes estas plagas (en el interior o en el exterior del hogar, incluyendo cimientos, aberturas y demás), creando una barrera por la que los insectos no caminarán, ni atravesarán.

Desatar nudos con talco

Si tus sogas, piolas o cualquier elemento en hilo se ha anudado, no pierdas la paciencia intentando aflojarlos; simplemente espolvorea con talco, deja actuar unos cinco minutos moviendo un poco, y nota cómo se aflojan los nudos sin trabajo alguno. Luego, desatarás los enredos mucho más fácilmente. Esta es una solución ideal para las cadenas, collares y gargantillas.

Reparar maderas ruidosas con talco

Hay pisos de madera y escaleras que suenan al pisarlas, provocando una gran molestia con su chirrido. Soluciónalo aplicando talco en los intersticios de las maderas, rellenando las zonas con un poco de presión y repitiendo la aplicación hasta que notes que deja de sonar. Finaliza el trabajo pasando cera caliente una vez agregado el talco, para que el polvo rellene la zona suelta o floja, y la cera lo fije para evitar que vuelva a hacer ruidos molestos.

"Si tus alfombras o telas tienen manchas de sangre, retíralas aplicando una pasta hecha con talco y unas gotas de agua del grifo."

"El talco también ahuyenta a las hormigas y a otros insectos caminadores. Espolvorea las zonas donde notes estas plagas."