Ideas para una mudanza armoniosa

Consejos para organizar una mudanza

Sabemos que mudarse está entre las situaciones más traumáticas que puede vivir una persona, por el cambio de ambiente, situación y entorno. Y como si esto fuera poco, tener que embalar cada cosa de la casa en pocos días, desde lo muebles hasta los alfileres, suma estrés al estrés. Pero aquí te damos algunas sugerencias para que la mudanza sea más amena.

Deshazte de lo que no sirve

Antes de comenzar a embalar, es bueno deshacernos de todas aquellas cosas que realmente no necesitamos. Una opción es tomar la idea de que si no has usado una prenda, por ejemplo, en el último año, es porque realmente no la necesitas.

Todo lo que no se pueda reusar o reciclar podemos regalarlo, donarlo o venderlo: muebles, ropa, vajilla, adornos, electrodomésticos, periféricos de ordenadores… no hay casa en la que no se acumulen cantidad de cosas en desuso o, sencillamente, rotas.

Cómo identificar las cajas en una mudanza

Cuando comenzamos a guardar en cajas o canastos, lo mejor es poner juntas aquellas cosas que irán a un mismo ambiente de la nueva casa. Para simplificar la identificación, puedes poner en cajas de distintos colores o, simplemente, marcar con distintos colores según el ambiente: la sala será el color azul, nuestro cuarto el verde, y así sucesivamente. Cuando comencemos a descargar las cajas del camión de mudanzas, sencillamente miraremos el color.

Aunque no lo creas, la identificación por colores acelera muchísimo el proceso, y se supone que cada persona que ayude en la descarga conocerá de antemano el código.

También ayuda poner un número en cada caja, y hacer una lista en un cuaderno en la que pondremos, junto al número correspondiente, el contenido de la caja. De ese modo, si llegamos a necesitar con urgencia algo no desembalado, bastará con revisar nuestra lista para saber dónde encontrarlo.

Las cajas que contienen los elementos esenciales de cada ambiente pueden tener una marca especial, como una vuelta de cinta roja en todo el perímetro, o algo similar. De ese modo, lo que necesitemos la primera noche luego de la mudanza, por ejemplo, estará perfectamente identificado.

No cocines luego de una mudanza

Durante los días que dure la mudanza, ¡no cocines!. Lleva tiempo, y estás usando las cosas de la cocina hasta el último segundo, sin poder embalar. Usa platos, vasos y cubiertos descartables; compra comida congelada para calentar en el microondas y usa todo lo que tengas en el freezer.  Deja la heladera limpia y lista para el “Día D”.

Cajas para embalar

En muchos sitios de compras online conseguirás cajas para mudanza a precios reducidos, de distintos tipos (tamaño y resistencia), según lo que necesites guardar en ellas. También puedes pedir cajas de cartón en el supermercado, pero no siempre tienen el tamaño apropiado. Las cajas y canastos no deberían ser demasiado grandes, porque eso dificulta tanto la carga como la descarga.

No dejes cosas sueltas: reserva una caja para todo lo que se debe guardar en el último momento. Aprovecha tus propias valijas y bolsos para embalar la ropa, sábanas y toallas, que siempre ocupan mucho lugar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo organizar una mudanza, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social