Cómo organizar papeles y facturas

Organizar papeles y facturas

Cuando somos responsables del control y la custodia de numerosos papeles, estos parecieran cobrar vida ante nuestra desatenta mirada. Juramos que dejamos la factura impaga de la luz sobre la mesita de café, y luego de buscarla por horas y horas, gruñendo y amenazando a nuestro paso, terminamos por encontrarla entre las hojas del libro que estamos leyendo.

 

Probablemente la hayamos puesto allí la noche anterior, para recordarnos -al verla- de que tenemos que ir al centro de pago. Pero esa no es una manera apropiada (ni menos fructífera) de organizar nuestros papeles. En este artículo, aprenderemos cómo organizarlos para no volver a extraviarlos jamás.

Consejos para organizar los papeles y facturas

En primerísimo lugar, debemos conseguir algo que no se compra: disposición. Debemos crearnos un hábito de seguir el sistema que veremos aquí, y no romperlo ni un solo día. Cuando hayamos fijado nuestra mente en hacerlo, comenzaremos con este truco práctico.

Comprar carpetas foliadas. En una librería o comercio podremos conseguir libros o carpetas foliadas o sectorizadas (las que parecen un acordeón en su interior). Si nos resultaran poco económicas, o bien si no encontráramos con facilidad, bien podemos recurrir a cajas o bolsas de papel, en la cantidad en la que necesitemos.

Determinaremos un lugar en nuestro hogar para ubicar estas carpetas, cajas o bolsas. Puede ser cualquier lugar, aunque hay que escoger sabiamente: una vez ubicados los contenedores, no deben ser movidos. Esto nos permitirá saber que los papeles siempre estarán allí, y es el por qué de la necesidad de crear una disciplina estricta con ello.

Etiquetar los folios. En uno de los espacios o cajas colocaremos todas aquellas facturas impagas, y etiquetaremos al contenedor como "para pagar". En otro, ubicaremos las facturas ya pagadas, y lo etiquetaremos. Y podemos disponer de uno o más contenedores extra, destinados a preservar todos aquellos papeles que deseemos conservar sin perder: folletos, menúes del delivery, invitaciones a eventos, y más.

Tener contenedores bien etiquetados nos permitirá, además, hacer un uso eficiente de nuestro tiempo. Una vez que tengamos formado el hábito de la colocación de los papeles en sus cajas o folios correspondientes, no volveremos a extraviarlos, y tan sólo necesitamos de un segundo para leer la etiqueta adecuada y ubicar aquella factura impaga, el número de teléfono de la heladería, o el folleto de la academia de danzas que recibimos hace algunos meses.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo organizar papeles y facturas, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?
21 valoraciones.
El 86% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social