Técnica de ahorro con folios

Cómo usar folios para ahorrar

Ahorrar no sólo es posible, sino que también puede ser más fácil de lo que imaginabas. Tan sólo se necesita de algo de orden, y de un poco de planificación, ambas técnicas para las cuales estás plenamente capacitado. Y todo comienza con una libreta y un lápiz, para organizar tus gastos. ¡Veamos cómo aplicarla en tu vida!

La organización inicial

Una de las maneras más eficientes de ahorrar (en verdad: de evitar gastar de más) es categorizar tus gastos en orden de importancia, urgencia, y anexos. Toma tu papel y tu lápiz, y apunta todos esos gastos que son definitivamente fundamentales para tu vida diaria: la renta, el pago de la cuota de la hipoteca, el seguro y la gasolina del coche, la escuela de tus hijos, obra social o sistema de salud, y demás.

Luego, anota los costos mensuales de los servicios e impuestos, si corresponde, y por último, el promedio de tus gastos en comida mensuales. Seguramente ya habrás aprendido a hacer tu menú mensual y comprar en cantidad para congelar, y así potenciar tus ahorros – si no lo hubieras hecho, ¡hazlo ahora mismo!. También toma nota de tus ahorros mensuales; recuerda establecerlo en, al menos, el 5% de tus ingresos mensuales, o el 10% cuando fuera posible. Por último, apunta en otra categoría los gastos anexos, los que puedes evitar cuando el dinero escasea, como la compra de golosinas, las salidas a comer fuera, la compra de ropa nueva, y demás.

El sistema de ahorro en folios

Esta técnica es bien sencilla, y hasta puede definirse como una simple acción mecánica. Se basa en el uso de una carpeta de folios (esas que parecen un acordeón), aunque si no la tuvieras no hace falta comprarlas, después de todo aquí intentamos ahorrar: bastará con usar viejos sobres de papel, o crear tus propios folios con hojas de periódico y cola escolar. Todo se vale. Sólo debe haber tantos “espacios de guarda” como categorías de gastos en tu mes habitual.

Rotula cada folio con el nombre de cada gasto, colocando al frente los urgentes e inevitables, luego los necesarios, y por último los anexos. Al anotar el nombre, apunta también el monto necesario. Así, tendrás una vista clara de todo lo que necesitas para no adquirir deudas y vivir con más comodidad.

Ni bien recibas tu paga, comienza a dividir los billetes en estos folios o en los sobres, hasta completar las cantidades primero de los urgentes, luego de los necesarios y de ahorro mensual. Si hubiera anexos, podrás colocar ese dinero en los folios de los gastos anexos, y nunca antes de completar las otras categorías. Es una técnica simple y muy eficiente para evitar gastar dinero cuando tienes otras obligaciones.

Si no percibes tu paga en billetes físicos, sino en depósito bancario u otro, usa papeles escritos en reemplazo del dinero, y hasta dale un buen uso a los billetes del Monopoly o de otros juegos de mesa. Sólo asegúrate de hacer la acción física de colocar el monto en cada espacio, dividiendo el dinero real en tu cuenta, y completando los sitios de los pagos y del ahorro. Verás que ya desde el primer mes habrás evitado gastar de más en lo que no necesitabas, habrás cubierto tus obligaciones, ¡y hecho de esto un juego entretenido!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Organiza tus gastos y ahorros con folios, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social