Natación para bebés

Bebés en natación

La natación es una actividad muy beneficiosa indicada a prácticamente todas las edades, y las más tiernas no son una excepción. Llevar a tu bebé a clases de natación es una de las mejores opciones que tienes para aumentar su desarrollo físico y personal, además de pasar un momento inigualable con tu hijo, entre muchas otras ventajas.

El baño del bebe, primer contacto con la natación

El primer contacto del pequeño con agua real (fuera de la placenta) se proporciona dándole un baño en el hogar.

Tomando una pequeña bañera o tina, debes procurar que el baño suponga algo más que el hecho de limpiar a tu niño, por eso debes jugar con tu bebé: ponlo de espaldas para que note como puede flotar, tírale un poco de agua sobre el cuerpo, e incluso sobre la cara, para que se vaya acostumbrando a lo que se encontrará al practicar natación en una piscina extremadamente grande para él. Juega con tu bebé en la bañera para que se dé cuenta cómo el agua puede sostener algunos de sus juguetes, o de qué forma la espuma del jabón no se hunde. En definitiva, trata de que la experiencia del baño diario sea algo más que una simple ducha y prepáralo para sus futuras clases de natación.

Cursos de natación para bebés

A partir de los 3 meses de edad, generalmente, ya se puede llevar a un bebé a la piscina, aunque conviene consultarlo previamente con el pediatra. De cualquier forma, algunos cursos de natación limitan su entrada a partir de los 5 o 6 meses de edad; infórmate en tu piscina local de los cursos de natación para bebés que se ofrezcan.

Ya en la piscina, cada niño o niña cuenta con su madre, la encargada de dirigir los ejercicios de natación del instructor. Algunos consejos generales que se dan al sumergir a tu niño por primera vez en una piscina es el de mirarlo a los ojos al sostenerlo, de esta forma, sentirá la confianza de tener a su persona más querida a su lado en todo momento. También conviene sonreírle y animarlo, además de armarse de paciencia, y es que no todos los niños tienen un acercamiento fácil al agua. Por otro lado, por cuestiones obvias, no conviene llevar a tu hijo a la piscina a la hora de comer o a la hora de la siesta.

También se recomienda contar con flotadores y juguetes subacuáticos para crear juegos y entretener al bebé mientras nada, todo esto será proporcionado por el instructor de natación, así como los distintos ejercicios y juegos para aprender a nadar.

Seguridad para tu bebé en la piscina

Asegúrate de que el complejo o piscina cumpla con todas las normas de seguridad específicas para bebés. Entre otros aspectos, es importante la presencia de un salvavidas en caso de que no haya un instructor, la no existencia de componentes eléctricos cerca del agua (cables, enchufes...), la utilización de filtros especiales para niños, y por supuesto, la presencia de equipos de emergencia.
Finalmente, cada club o piscina suele tener otras normas obligatorias que se deben seguir.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Natación para bebés, te sugerimos que visites nuestra sección Deportes y juegos.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social