Motivos para ser Felices en la Tercera Edad

Ser felices en la tercera edad

Nuestras culturas indican que envejecer es el mal a vencer. Basta sólo encender la TV para ver cientos de anuncios de cremas antiedad, dietas para rejuvenecer la piel y el cuerpo, suplementos que "te hacen sentir más joven", sin mencionar el enorme avance de las ofertas en lo que respecta a cirugías plásticas y cosméticas que buscan eliminar arrugas, tensar la piel y dar la apariencia de un cuerpo 5, 10 o más años menor.

Pero envejecer no es malo, sino todo lo contrario. Hacernos más grandes es el orden natural de nuestras vidas, y es a través de los años que cumplimos, que vamos ganando sabiduría y experiencia. Y aún hay más.
En este artículo repasaremos los principales motivos para esperar con ansias la tercera edad

A mayor edad, mayor estabilidad

Envejecer, lejos de disminuir tus energías, te puede hacer sentir más vital y feliz que nunca antes. La edad no modifica tu carácter, sino que lo refleja de manera más intensa. Y en la tercera edad hay más motivos para ser felices.

Uno de estos claros ejemplos es el de la estabilidad. Con la edad ganamos templanza, paciencia, y vemos la vida desde otro punto de vista. Ya no tenemos apuro por llegar al final del día, y aprendemos a disfrutar de los pequeños momentos. También, se ha demostrado que la mayor edad conlleva una estabilidad emocional, menos picos de sentimientos y emociones a lo largo del día, es decir: menos alteraciones, mayor equilibrio.

Las decisiones son simples en la tercera edad

Las decisiones de vida ya son más simples y fáciles en la tercera edad. A comienzos de la adultez, nos enfrentamos a situaciones emocionales estresantes: qué carrera seguiremos, si nos casaremos, si tendremos hijos, decisiones laborales y muchas otras cuestiones de gran peso en nuestras conciencias. En la edad adulta mayor, sin embargo, estas preocupaciones son ya agua debajo del puente.

Pero no sólo eso: la ciencia ha demostrado que el máximo de actividad cognitiva está entre los 40 y los 68 años. En el cerebro, los procesos de sinapsis (las conexiones cerebrales) se dan de manera más fluida y natural, con menores distracciones y obstáculos.

Los abuelos son más seguros de sí mismos

Con la edad adulta dejamos de lado ciertos conceptos culturales y sociales. De pronto, si una abuelita no usa los tacones más elevados, no es causa de asombro ni de preocupación. Así, somos más libres de vestir como nos venga en ganas, de usar prendas cómodas, aunque elegantes, a cualquier hora y en cualquier momento, sin preocuparnos por el "qué dirán".

Pero este aspecto va mucho más allá que la ropa. En la tercera edad ya sabes bien quién eres, a dónde vas, y a qué ritmo querrás mantener el paso. Probablemente ya te habrás retirado de tu trabajo: ¡es el momento de disfrutar de la vida!. Puedes hacer cursos, tomar clases, involucrarte en grupos, clubes y entidades, sin tener que cumplir horarios difíciles ni dejar de lado tu vida social por el trabajo.

La tercera edad es cuando en verdad debes disfrutar de la vida, de tus amigos, de tu familia completa. Déjate mimar, abraza tu edad como una herramienta a tu favor, y dedícate a conocerte y disfrutarte a tu propio ritmo, ¡como nunca antes!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Motivos para ser Felices en la Tercera Edad, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
15 valoraciones.
El 87% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social