Mitos y verdades sobre la leche

¿Qué tan bueno es consumir leche?

Es una de esas "verdades" que se repiten de vecino a vecino, de padres a hijos, de una generación a la siguiente: "bebe leche para tener huesos sanos". Y si bien este alimento y sus derivados tienen un aporte de calcio fundamental para el desarrollo de huesos fuertes, la realidad actual puede ser en verdad diferente a este concepto tan arraigado en nuestra cultura.

Manipulación de la leche actual

Hoy en el mercado no encontrarás una leche líquida que no indique estar "fortificada" con minerales, proteínas, vitaminas y todo tipo de nutrientes. Y esto genera una pregunta: Si la leche es tan saludable, ¿por qué habrían de fortificarla?

La verdad es que, antaño, la leche se bebía fresca y recién ordeñada, con todas sus propiedades intactas. El producto que bebemos hoy, en cambio, ya no posee la calidad de la que disfrutaban nuestros abuelos.

La verdad sobre el calcio de la leche

Sabemos que el calcio es fundamental para el desarrollo de huesos fuertes, para prevenir enfermedades óseas como la osteoporosis, y que es uno de los minerales fundamentales para la subsistencia. Sin embargo, el aporte de calcio de la leche actual es ínfimo, no resulta suficiente siquiera bebiendo dos litros a diario para cumplir los requisitos recomendados para una correcta nutrición. Además, este nutriente provisto por la leche no se absorbe en nuestro organismo de la mejor manera, y de hecho, consume los minerales ya existentes en el cuerpo.

No hablamos de que sea poco saludable beber leche, sino que no debes consumirla en exceso, y siempre acompañarla en el consumo diario por agua, zumos, jugos y otras bebidas. Así, los lacteos deben ser un complemento, junto con otros alimentos ricos en calcio y naturales, como los frutos secos, las hortalizas, las semillas de sésamo y otros.

¿La leche causa enfermedades?

Se ha comprobado que la leche es un alimento que puede ser causa principal de algunas condiciones de salud. Muchos estudios comprueban que es una fuente alergénica, a veces relacionada con cuadros de asma, tos, artritis, osteoartrosis y muchas más, y que la eliminación de su consumo minimiza los síntomas de estas condiciones.
La leche de vaca ha demostrado ser la de mayor influencia, recomendándose su reemplazo por leches de otras fuentes, incluso vegetales, o su eliminación en muchos casos.

Consulta al médico sobre la leche

Este artículo no busca recomendarte eliminar el consumo de leche, sino meramente informarte sobre unas verdades poco repetidas en nuestra sociedad. Siempre la mayor recomendación es que consultes con tu médico y con tu nutricionista, para conocer el consumo diario de leche recomendado para tu cuerpo y de acuerdo a tus condiciones y estilo de vida.

Ningún alimento, por sano que fuera, es bueno cuando se consume en exceso, y ninguna fuente alimenticia fundamental debería ser eliminada, reemplazada o restringida sin antes consultarlo con los profesionales de la salud.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Mitos y verdades sobre la leche, te sugerimos que visites nuestra sección Nutrición y Alimentación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social