Cómo quitar el óxido del sanitario

Afuera con el óxido en el sanitario

Una manera de ahorrar es cuidando cada elemento del hogar, para evitar la inversión necesaria en reparaciones por cambios o por refacciones. Y uno de los elementos que más sufre en casa son los de agua, debido a su composición bioquímica y a su carga de óxidos y sarros, invisible a nuestros ojos pero claramente identificable en lavabos, bachas, tinas, cajas de ducha, pocetas (inodoros) y demás. Para darles un mantenimiento ideal y hacerlos que nos acompañen una vida entera, sigue estos consejos simples.

Limpieza diaria para quitar manchas

Cada día debes dar una limpieza simple, con un paño apenas humedecido en agua templada y un producto de limpieza adecuado, sea comercial o casero. Prefiere las recetas desengrasantes y desinfectantes, como una mezcla de vinagre blanco y agua. Así quitarás los restos de shampoo, jabón y otros que propician la aparición de manchas y que crean una superficie ideal para el desarrollo de hongos.

Particularmente en los sitios de agua estancada, como es el inodoro, aprovecha los elementos que el mercado te ofrece. Los discos para las mochilas o las canastillas colgantes que se colocan en el interior son geniales, pues brindan una dosis de desinfectante y antisarro con cada descarga de agua. Estos te ayudarán en el mantenimiento del elemento, y evitarán la acumulación de los depósitos de las aguas duras en las cañerías.

Tips para quitar el óxido sin gastar demasiado

Supongamos que te ausentaste por mucho tiempo, que una mínima fuga de agua ha dejado su marca sin que lo hayas notado en el proceso, o que recién te mudas a un nuevo hogar y notas depósitos de sarro y óxido en el sanitario. Pues hay soluciones muy simples que puedes aplicar para renovarlos. Comienza por raspar la zona con el cepillo de limpieza, para ver qué tan adherido está el óxido. Utiliza tu limpiador regular para ayudarlo, y para quitar también el sarro y otros depósitos facilitando así la posterior eliminación del óxido.

Si notas que esas manchas rojizas o cafés persisten, procede a un método muy simple y libre de gastos extra: el raspado manual. Con un trocito de lana o esponja de acero, o una pequeña piedra pómez, y usando guantes de goma, repasa toda la superficie con óxido para liberarlo. Ve ayudándote con un cepillo de cerdas plásticas y agua, para enjuagar la zona e ir liberando el óxido.

Si el problema fuese rebelde, procede a ayudarte con un producto comercial especialmente formulado, o con un medio ácido casero, como vinagre blanco. Raspa la zona con la lana de acero en pequeños movimientos circulares, en una y otra dirección, hasta que notes que la mancha desaparece. Luego, enjuaga con agua templada, y finaliza haciendo una limpieza desinfectante general para dejar el sanitario como nuevo. Adiós al óxido con este mantenimiento anual o semestral, y tus ahorros agradecidos por ello.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Métodos caseros para quitar el óxido sin gastar de más, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social