Cómo Mejorar la Relación con los Empleados

Tips para una Mejor Relación con tus Empleados

No es imposible mejorar la relación con los empleados. Sólo es cuestión de comprometerse a cambiar ciertos aspectos y saber qué es lo que el personal desea de uno.

Los jefes suelen ser las personas más odiadas, de eso no hay dudas. Es muy difícil encontrar un supervisor o encargado que realmente apoye a su equipo, que trabaje en grupo, que no exija demasiado y que sea comprensivo. ¿Piensas que eso es una utopía? ¡Por supuesto que no!. Es preciso saber que tener una mala relación no sólo es negativo para la empresa, sino también para tu imagen y hasta para el desempeño general. Según un estudio realizado por la Universidad de Florida, Estados Unidos, las consecuencias de llevarse bien con el jefe son nada menos que innovación, colaboración, compromiso y eficiencia.

¡Entonces sí que vale la pena mejorar el vínculo con tus empleados!. Puedes dejar de ser odiado o tildado de cosas que no te gustan. Está en ti cambiar la situación.

Claves para una mejor relación con los empleados

Conviértete en jefe que todo trabajador desearía tener. Toma nota y pon en práctica estos consejos lo antes posible:

Ten paciencia y ofrece asistencia

Si hay algo que caracteriza a los jefes es que siempre están apresurados, exigiendo informes y que los empleados terminen rápido (y bien) sus tareas. Es preciso que les des el tiempo necesario para trabajar sin presiones, porque de esa manera serán más productivos. A su vez, la paciencia también la debes desarrollar cuando llega una persona nueva, cuando hay un conflicto o si no se consiguieron los objetivos.

Tips para lograr una mejor relación con los empleados. Cómo mejorar la relación del jefe con sus empleados. Claves para una mejor relación laboral

© Depositphotos.com/AndreyPopov

Imagen 1. Uno de los consejos para mejorar el vínculo con los empleados es demostrarles confianza y no contar sus secretos.

Una de las cualidades de un líder (a diferencia de lo que hace un jefe) es prestar atención a las demandas, sugerencias, dudas u opiniones que dan los empleados. Es preciso que los escuches, asesores y los ayudes a lograr sus objetivos personales, así como también los profesionales. De esta manera, confiarán en ti y acudirán pidiendo consejo en otras ocasiones.

Siempre ofrece tu asistencia en cualquier ámbito, no sólo el laboral. Hazles saber que pueden contar contigo cuando lo necesiten y actúa en consecuencia. Si no puedes ayudarlos tú, al menos dales otro tipo de solución, como un contacto, un conocido, una información, etc.

Cumple las promesas y se un buen ejemplo

Uno de los consejos para mejorar la relación con tus empleados es cumplir con lo que prometes. Ten mucho cuidado con lo que dices que harás; si no lo puedes ofrecer como corresponde, mejor no digas nada. Aprende a hacer promesas que sean razonables y que se puedan llevar a cabo. Mantén tu palabra en toda circunstancia, porque de lo contrario, los empleados perderán su confianza en ti.

Recuerda que debes predicar con el ejemplo, y esto se aplica a cualquier situación y lugar. En el caso de que seas jefe, no puedes exigirles que lleguen temprano si tu empiezas tu jornada laboral a media mañana, tampoco que trabajen sin descanso cuando tú te lo pasas bebiendo café en tu oficina. Básicamente, debes hacer lo que pides a los demás, y de esta manera te convertirás en un líder más que en un superior o supervisor. Verás lo motivados que se sienten si tu trabajas a la par, e incluso, tú debes hacer más que ellos.

Crea buenos vínculos con los empleados

Cuando has conseguido cierto nivel de confianza con tus empleados, no hagas nada que voltee la situación. Esto quiere decir que, por ejemplo, si te cuentan algo importante, no lo empieces a divulgar a los demás sin la autorización correspondiente. Si te dicen una noticia que mejor quieren guardar en secreto, no la “grites a los cuatro vientos”. Los chismes entre empleados no son recomendables... ¡y mucho menos si eres el jefe!. Establece una política de cero tolerancia a los rumores y chismes en tu oficina.

Además, debes darle importancia a los vínculos. Muchos jefes no son invitados a las reuniones posteriores a la jornada laboral porque no demuestran ser personas divertidas, de fiar o con quienes compartir una copa post oficina. Propicia un ambiente cordial, no quieras estar siempre subido a un pedestal, evita mostrar la distancia entre ellos y tú. En lo posible, integra tu oficina a la de los demás, o al menos no tengas la puerta siempre cerrada.

Confía en ellos

Entre los consejos que hemos ofrecido antes decíamos que los trabajadores deben confiar en ti, pero también asegúrate de que ellos sientan lo mismo y déjalos que hagan sus tareas sin estar todo el tiempo evaluándolos. Pedirles un listado con los llamados que realizaron o los clientes que contactaron, preguntar a cada rato qué están haciendo o incluso quitar el acceso a ciertas páginas web, es no confiar en ellos.

La flexibilidad, la retroalimentación, la comunicación y la apertura son otros de los aspectos a tener en cuenta para lograr una mejor relación con los empleados. ¿Vas a ponerlos en práctica?

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Mejorar la Relación con los Empleados, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social