Cómo mejorar la flexibilidad corporal

Beneficios de ser flexible

Si hablamos de flexibilidad y estiramiento corporal, nos vendrá a la mente la imagen de un delgadísimo yogui con sus tobillos detrás de la nuca y las manos en señal de oración. Y no estaríamos lejos del concepto de base, ya que son bases fundamentales del bienestar, y dos de las herramientas más aprovechadas en la milenaria técnica del Yoga.

Una mejor flexibilidad y músculos bien estirados es beneficial para la circulación, que será más fluida, traduciéndose en una mejor oxigenación y nutrición celular. Con ello, se facilitan todos los procesos corporales, incluyendo los de regeneración celular.
A su vez, una mejor circulación también significa una mejor hidratación celular, y una más apropiada eliminación de las grasas acumuladas y de las toxinas que se agolpan por debajo de nuestra piel.

Mantener el cuerpo flexible también nos estiliza, ya que los músculos se fortalecen y mejora la postura, minimizando los problemas de dolores y mala circulación. El mero ejercicio de flexibilidad también nos ayuda a eliminar las tensiones, previene la depresión y el estrés, y mejora nuestra coordinación corporal.

Ejercicios de flexibilidad y estiramiento

El primer paso para esta ejercitación es el calentamiento, fundamental para evitar lesiones y hacer de esta práctica mucho más placentera. Necesitas hacer una actividad simple por cinco a diez minutos, como caminar o movilizar cada articulación, estirando levemente cada músculo, moviendo tobillos, rodillas, cadera, cintura, hombros, brazos y cuello, para que entren en calor.

Luego, comenzaremos a estirar los músculos, tan simple como parece. Comienza por la pantorrilla, estirando la pierna, dejándola en el aire, y moviendo el pie hacia delante, con la planta recta, para estirar los músculos frontales. Mantén la posición por no menos de 30 y no más de 60 segundos. Luego, lleva el pie hacia arriba, como si tus dedos quisieran tocar tu rodilla, para estirar los músculos de la pantorrilla. Mantén la posición por igual tiempo, y repite con la otra pierna.

Para estirar cada músculo y grupo muscular, sigue tu criterio. Haz estiramientos firmes, sin movimientos de rebote, y no fuerces ni provoques dolor. Seguramente sentirás una leve molestia, pero jamás debes percibir dolor; en tal caso, minimiza la exigencia del estiramiento. Verás que en poco tiempo lograrás llegar cada vez más lejos, sin dolor sino con placer. Y cuando tengas los músculos bien estirados, notarás también las articulaciones menos exigidas, junto con una flexibilidad mucho mayor.

Cuidados al estirar los músculos

Es muy importante hacer estiramientos firmes y nunca en rebote, pues podrías causar lesiones en tus músculos. De igual manera, no estires más de 60 segundos en cada sector, ya que podrías excederte y forzar al músculo, causando daños dolorosos.

Sigue tu criterio y deja que el cuerpo te indique la mejor manera de estirar cada músculo. Como los movimientos son leves y no hay grandes exigencias, podrás hacer esta actividad de la manera que prefieras sin problemas.

Al hacer cada sesión, recuerda abarcar cada zona, músculo y grupo muscular de tu cuerpo: Tobillos, pantorrillas, rodillas, muslos (interno y externo), cadera, vientre, espalda baja, espalda media, espalda alta, pecho, hombros, brazos, codos, antebrazos, muñecas, manos, nuca, cuello y hasta tu rostro y cabeza, utilizando las manos para hacer masajes y leves tensiones.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo mejorar la flexibilidad corporal, te sugerimos que visites nuestra sección Ejercicios.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social