Cómo Mejorar la Comunicación en el Trabajo

La Comunicación, una necesidad frecuente

Sea cual sea la profesión u ocupación que desarrollemos, todas tendrán una continua y particular tarea en común. Esta es la comunicación con los demás, ya sea con clientes, proveedores, usuarios y compañeros. Desde el más alto empresario hasta el encargado de las más sencillas labores, nadie está excluido del uso de la comunicación para su trabajo.

La importancia de la comunicación en el trabajo

Ignorar este aspecto lleva inevitablemente a cometer errores, fallos, retrasos, esperas, disculpas, pretextos, mala o nula atención al cliente, problemas o conflictos con compañeros del grupo de trabajo, con jefes o subordinados, con personal de otros departamentos, etc.

Para lograr algún tipo de intercambio en el trabajo diario, para defender un nuevo proyecto o idea, o para solicitar un aumento, necesitamos contar con un argumento firme y seguro. Por eso, saber o conocer como discutir y hacer frente a diferentes situaciones en el ambiente laboral es un punto fundamental para desempeñarnos con éxito.

Para desarrollar o mejorar esa comunicación, es importante escuchar, no solo para responder adecuadamente, sino también para comprender. No debemos interrumpir hasta que la otra persona haya terminado de expresar lo suyo, y cuando se hable, se debe tratar de comunicar todo lo que se desea con confianza, seguridad, pero con afabilidad.

Cómo comunicarnos en el trabajo

Estas son algunas sugerencias que pueden llegar a ser de mucha utilidad llegado el momento de comunicarnos con los demás en nuestro trabajo:

  • Siempre se debe mantener una buena imagen, no solo en lo que respecta al aspecto estético, sino también al hecho de cuidar algunos detalles en la relación con los demás. Ser agradable, simpático, colaborador, y saber expresar sentimientos de afecto, son una excelente carta de presentación personal. Pero eso no quiere decir que se debe exagerar a tal punto de convertirse en una halagador las 24 horas del día.
  • Al momento de la búsqueda de argumentos “pesados”, lo mejor es ejercitar la propia creatividad para logra así sostener discursos coherentes y sólidos. En algunas personas esto se da de manera natural; otras, en cambio, se deberá ejercitar y practicar. Lo esencial para lograrlo es confiar en uno mismo, en que somos capaces de transmitir seguridad a quienes lo están escuchando y crear un ambiente ideal para exponer las propuestas.
  • Debemos buscar el momento oportuno. Si estamos decididos, no importará esperar un día más o unas horas más para expresarnos. Un mal momento puede echar a perder todo lo planificado, y remontarlos será mucho más complicado que simplemente esperar el momento propicio.
    • Cuando creamos que llegó, ya sea para discutir algún tema o conversar, debemos hablar siempre con firmeza, aún cuando sintamos que el ambiente se está poniendo tenso. Lo más importante es que demos una imagen de seguridad y convencimiento de lo que estamos comunicando, y no dejarse intimidar por la posible agresividad del interlocutor.
    • Obviamente que debemos conocer muy bien la diferencia entre discutir algún tema y pelear. Si notamos que la situación ya se pone extremadamente tensa y un poco agresiva, es mejor poner distancia y esperar a que las “aguas se calmen” para volver a plantear la situación.  No debemos dejarnos amedrentar ante un primer intento fallido.

Gracias por leer Cómo Mejorar la Comunicación en el Trabajo, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
32 valoraciones.
El 81% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social