Cómo Mejorar el Césped

Consejos para Mejorar el Césped

Para saber cómo mejorar el césped debemos comenzar por conocer qué es lo que estamos haciendo, con las mejores intenciones, pero que pueda estar perjudicando al suelo verde de nuestro hogar.

A menudo nos dejamos llevar por las costumbres, por los consejos incautos y por la tradición, e intentamos cuidar del césped cuando en verdad lo estamos deteriorando sin saberlo. Por eso, aprende estos consejos para analizar tu situación, y lucir una alfombra verde y perfecta a lo largo del año.

Cómo elegir el mejor césped

Lo primero es elegir las semillas de césped que vayas a sembrar en tu jardín. La elección debe hacerse con muchas consideraciones, por ejemplo: el clima que hay en la ciudad en invierno y en verano, la humedad de ambiente promedio, las condiciones del terreno (tanto en su composición como también inclinaciones, desniveles, pasos de agua y demás), el uso que le daremos, la atención que necesita (hay especies que deben ser sesgados con más frecuencia que otros), el tipo de riego que le daremos y algunos factores más.

Consejos para mejorar el césped del jardín. Tips para mejorar el césped. Claves para mejorar el césped de tu jardín

© Depositphotos.com/apetel

Imagen 1. Controla el riego: con agua adecuada, por la mañana, y en cantidad suficiente para la variedad que tengas sembrada.

Define estas cuestiones y consulta en un vivero o con un especialista para elegir las semillas o champas que te den el mejor césped para tu jardín.

8 claves para mejorar el césped

Analiza los siguientes factores para saber si estás cometiendo errores. Recuerda: si no sabes qué tipo de césped tienes, consulta con un jardinero. Luego, ten en cuenta estos consejos:

1. Control de plagas: Aunque el césped no suele ser susceptible a los insectos como las plantas de maceta, sí necesitas evaluar la existencia de hormigas, caracoles y otros. Aplica insecticidas adecuados para plantas y mascotas, y crea las barreras naturales necesarias si notas insectos en tu jardín. Recuerda que el césped largo es el hábitat ideal para arañas, garrapatas, culebritas, etc.

2. Cómo cortar el césped: Muchas personas eligen cortar el césped bien cortito, para evitar tener que repetir la tarea con tanta frecuencia, pero esto deja la tierra sin protección a los elementos, con partes expuestas a la luz cuando no necesitan estarlo (esto afecta su proceso de fotosíntesis), y propicia la evaporación de la humedad de la tierra, lo que puede deshidratar tus verdes. También, verifica que los elementos de corte que uses estén siempre afilados y limpios: usar una sesgadora sin filo arrancaría el césped y lo dejaría empobrecido y herido. Y nunca lo cortes estando húmedo, pues daña la planta y (peor aún) puede ser extremadamente peligroso para ti, por electrocutación o por resbalones que te dejen expuesto a heridas.

3. El suelo: No subestimes la importancia del análisis del suelo. Cava un hoyo quitando una porción tubular de tierras, y analiza si ves capas de arcilla, demasiadas piedras u otros. Procura conocer el pH y ajustarlo conforme tu tipo de césped lo necesite. Si no lo sabes, haz nuestra técnica para reconocer suelos ácidos o alcalinos, y procura llevarlos a neutros con soluciones naturales. Además, una o dos veces por año recuerda “pinchar” el suelo para crear hoyitos que oxigenen la tierra.

4. Elementos y sombras: El césped necesita de sol parejo, ni abundante ni escaso. Si dejas juguetes de los niños, elementos de jardinería, mesas, sillas u otros que den sombra en el mismo sitio, seguro terminarás con manchas amarillentas en el sector. Procura dejar la zona libre en las horas de sol directo, para lucirlo verde y genial.

5. Fertilización: Algunas personas olvidan la necesidad de la fertilización del césped, en especial cuando es combinado. En cambio, otras fertilizan demasiado, o de un modo inadecuado para la variedad que lucen en sus jardines. Una vez más, conocer el tipo de césped que tengas y las condiciones del terreno te ayudará a definirlo. Si no lo sabes, considera que uno con manchas café puede estar demasiado fertilizado, y uno débil puede estar necesitando nutrientes. Elige los líquidos disueltos en el agua de riego y en poca cantidad si no sabes demasiado al respecto, y consulta al vendedor sobre tus mejores opciones.

6. Mascotas: Los gatos y perros corren por el césped, se acuestan encima, orinan y rascan la tierra, y esto (obviamente) daña tu suelo verde. Puedes establecer sólo una zona para que tus animales disfruten del aire libre, o dedicar mayor atención a los sitios en los que tus mascotas estén.

7. Riega adecuadamente: Conoce la composición del suelo y los requisitos del césped para saber si estás regando demasiado, o muy poco. Una manera de identificarlo es dividir tres zonas (en el total, o sólo algunos puntos que compartan clima, sol y demás): riega una como siempre, otra con menos líquido y otra con más, y analiza los resultados en cada parcela para tener una respuesta inmediata al respecto.

8. Tipo de agua y momento del riego: El riego suele ser uno de los mayores problemas. A veces usamos aguas duras o cargadas de químicos que afectan el verde, y también puede que estés regando en los momentos inadecuados: recuerda que debes hacerlo a primera hora de la mañana o por la noche, y no durante las horas de sol directo.

Ten en cuenta estos consejos para mejorar el césped, haciendo cambios simples y sin invertir mucho dinero.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Mejorar el Césped, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social