Tips de ahorro en el uso del termotanque

Tips de mantenimiento y ahorro del termotanque

El termotanque es una comodidad en todo hogar moderno, pero también una potencial –y gran- fuente de gastos. A diferencia de los calefones o calentadores de agua automáticos, que dan temperatura al líquido conforme va pasando por la serpentina, el termotanque llena su capacidad y la calienta hasta cierta temperatura. Luego, se irá activando para mantenerla en calor.

De este modo, este artefacto genera un gran consumo de gas o de electricidad, dependiendo del modelo del cual se trate. Ya que poseen gran capacidad de agua, el calor inicial será prolongado. Si lo tienes mal ubicado, cerca de corrientes de aire o en una habitación fría, mucho mayor será el gasto energético para mantener el agua a temperatura.

Modos de ahorro con el termotanque

El primer gran consejo es que si, al abrir el agua caliente para asear la vajilla o para ducharte debes agregar agua fría, entonces el termotanque está regulado a una temperatura excesiva. Cuanto menor sea el valor al que deba mantenerse el agua, menor será también la intensidad y frecuencia del funcionamiento del calentador.

Luego, verifica el sitio de ubicación del artefacto. Debe estar en altura del piso, en interiores, y de preferencia en un sitio templado de casa. Tenerlo en el cuarto de lavado e incluso en el patio puede ser una solución estética, pero te hará gastar más. Mantenlo dentro, al abrigo, y en lo posible recubre también el aparato con una carcasa térmica, así como las tuberías de agua entrante y saliente, pues así lo exigirás menos y tendrás menor gasto.

Mantenimiento del termotanque

Hazle un mantenimiento anual, para higienizar las tuberías de sarro y depósitos, y para deshollinar el sistema de calefacción. En especial si vives en un sitio de aguas duras: al asentarse el sarro y los depósitos de cal en el fondo del tanque interno, se impide una calefacción adecuada, lo que exige mucho más al aparato ya que debe calentar el agua con mayor frecuencia.

Por otro lado, dejarlos sin una merecida atención de mantenimiento al menos una vez por año, es básicamente permitir que se arruine. Y comprar uno nuevo, como sabes, es por demás costoso. Así, un medio de ahorro preventivo es, simplemente, mantenerlo limpio, sin sarros ni depósitos, y hacerle un mantenimiento simple, que bien puedes aprender a hacer tu mismo en un curso municipal, o pidiendo asesoramiento a un fontanero de confianza.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Mantenimiento de termotanques: un plus de ahorro, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social