Mantenimiento de los floreros

Cómo mantener los floreros

Un florero embellece cualquier ambiente, y para que las flores duren más tiempo hay algunos secretos para compartir.
Por ejemplo, el contenedor donde pongamos el arreglo floral debe estar perfectamente limpio, libre de químicos y limpiadores. Agrega agua del grifo, siempre fría, renovándola cada dos días como máximo. Puedes complementar con gel hidratante si vas a ausentarte por varios días, para no necesitar el cambio de agua con tanta regularidad.

Prepara el florero o el contenedor antes de siquiera adquirir las flores. Para floreros altos, utiliza piedras u hojas verdes grandes, enrolladas, disimulando así los tallos. Para contenedores de baja altura, el mejor truco es colocar cinta adhesiva incolora o cinta de enmascarar, cortada en tiras delgadas, en forma de cuadriculado, dejando cuadrados abiertos de un centímetro aproximadamente, como si fuera una red. De esta manera, podrás acomodar las flores para que no se muevan y se mantengan siempre rectas en su lugar.

Cómo mejorar el agua del florero

El agua fría del grifo sirve a la perfección para floreros y centros de mesa. Mejora su calidad agregando ciertos elementos que tienes en casa, como una aspirina triturada, unas gotas de lejía o lavandina, verter una cucharada de vinagre blanco de alcohol e incluso una cucharada de ginebra. Para reforzar el agua es un buen truco colocar dentro del florero una moneda de cobre o de otro metal.

Cómo mantener las flores de un florero

Corta las flores ya con el florero preparado, para colocarlas inmediatamente en agua. Si las flores son compradas, sumerge sus tallos y realiza un corte en diagonal, de uno a un centímetro y medio de altura. En cambio, si las flores son de tu jardín, coloca un algodón empapado en agua en torno a la zona de corte, o sumerge antes de realizarlo para evitar que ingrese aire por el tallo de la flor y así dure viva por más tiempo.

Para asegurarte de mantener erguidas las flores de tallo largo puedes insertar un trozo de alambre de floristería en el tallo. Simplemente toma la flor y pincha con el alambre por el centro de la misma, hasta que llegue al tallo. También podrías colocar el alambre por fuera, aunque insertándolo evitarás que se vea.

Recuerda ir cortando los tallos de las flores una vez por día, de uno o un centímetro y medio, para refrescarlas. Siempre realiza los cortes dentro del agua. Si las flores estuviesen algo marchitas, coloca agua caliente y deja hasta que se enfríe, y verás que casi milagrosamente las flores se renuevan.

Si deseas leer más artículos similares a Mantenimiento de los floreros, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
10 valoraciones.
El 90% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social