Cómo mantener maderas de exterior

Maderas de exterior

Ya sabemos que las maderas son elementos vivos, que han de ser tratados y mantenidos con dedicación, para prolongar su buena apariencia y su estado de salud en general. Y, en lo que respecta a maderas en el exterior del hogar, los cuidados y las tareas de mantenimiento llegan a su extremo, requiriendo algunas acciones específicas para que luzcan y se mantengan de maravilla.

Por maderas de exterior entendemos tanto a las maderas de revestimientos de las casas y construcciones, como también a pisos, barandales, y hasta mobiliario o elementos decorativos. Estas maderas han de ser conservadas de modo que posean buena resistencia a la humedad, a la exposición a la luz solar, a la visita de los insectos de todo tipo y, también, a las inclemencias del clima que incluyen vientos y sequías.

Mantenimiento de maderas de exteriores

Estado de la madera. El primer paso para el mantenimiento de maderas de exterior, es analizar la estructura. Esta tarea ha de realizarse no menos de dos veces por año, en especial en el cambio de climas cálidos a climas fríos, o bien en cada cambio de estación. Así, podremos analizar el estado general de la pieza o de la construcción de madera, permitiendo tomar las medidas necesarias para su recomposición, reparación o tratamiento.

Grietas, roturas y raspones. En esta revisión analizaremos la presencia de grietas, roturas y raspones que pudieran alterar la superficie. En los techos, por ejemplo, las perforaciones atentan contra la impermeabilidad de la estructura. En las piezas, también, las grietas permiten la acumulación de suciedades que, a la larga, podrían atentar contra su buen aspecto y estado general.

Insectos o plagas. También las perforaciones y las marcas pueden indicar la presencia de insectos, incluyendo la carcoma y termitas. Analiza los detalles y determina si es necesario dar un tratamiento de control de plagas sobre las maderas. Luego, rellena las grietas y perforaciones o roturas, recomponiendo la madera a su estado original, liso y parejo.

Firmeza. Analiza también la estructura y la estabilidad de la madera. Verifica si se mantiene firme o si se balancea. En el caso de pisos, vigas y demás, analiza si crujen. Luego, arregla los sectores necesarios antes de proceder con las tareas de mantenimiento.

Lijado y barnizado o pintado. Tras recomponerla, lijarla y dejarla nuevamente en condiciones de aspecto y estado, debes aplicar, no menos de una vez por año, una nueva capa de barniz para proteger la madera. Procura utilizar un barniz apto para maderas de exterior, de preferencia al agua, para evitar provocar manchas a la madera. Analiza las disponibilidades a tu alcance en el mercado. Elige un barniz que proteja e impermeabilice la madera, y en lo posible, que cuente con protección solar.

Si en lugar de barniz vas a pintar, elige pinturas de base oleosa, que hidratarán y protegerán mejor la madera. En cualquier caso, recuerda lijar y eliminar el barniz anterior antes de dar esta o estas nuevas capas de barniz. También, recuerda dejar secar no menos de seis horas entre una y otra capa de barniz, para permitir que el material se fije, que la madera respire, evitando así la formación de burbujas de aire en un futuro cercano.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo mantener maderas de exterior, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social