Cómo Mantener la Ética Laboral

La Importancia de Aplicar la Ética Laboral

El hecho de mantener la ética laboral nos ayuda a avanzar y ser exitosos. Claro, porque de lo contrario es difícil conseguir nuevos clientes; recuerda que el llamado “boca en boca” se sigue usando aún en estos tiempos de redes sociales, móviles y tecnología.

Si a alguien no sólo no le gusta tu trabajo sino que además le queda la sensación de que han tratado de sacar provecho de la situación, es probable que lo cuente a sus conocidos y familiares. Estos a su vez a sus allegados y amigos y así se forma una cadena interminable... y como ocurre con todos los chismes, la información se va tergiversando.

Cuando la actitud de una empresa, vendedor o técnico de atención al cliente genera desconfianza o no trata bien al cliente, en la mayoría de los casos esa persona no regresa a comprar o a contratar los servicios de nuevo. Está comprobado que cliente satisfecho, regresa.

Al ser propietario de un negocio (sin importar a qué te dediques o el tamaño del emprendimiento) es importante mantener una buena ética laboral, porque una mala publicidad puede afectar tu reputación gravemente. Y es algo difícil después revertir esa situación.

Cómo mantener la ética laboral en tu negocio. Cómo aplicar una buena ética laboral en los negocios. Claves para conservar la ética laboral

© Depositphotos.com/antiksu

Imagen 1. Uno de los consejos para mantener una buena ética laboral es trabajar con determinación para conseguir las metas.

Contar con una moral o ética profesional fuerte te ayudará a enfrentar más retos ya que siempre existirán las habladurías y las opiniones mal intencionadas. Por lo tanto, es preciso ofrecer una “buena cara” y disfrutar de las ventajas que eso conlleva.

7 claves para mantener la ética laboral

Como has podido ver, es necesario que los clientes conozcan un perfil agradable tanto de tu empresa como de tus empleados. Presta atención a los siguientes consejos para mantener la ética laboral:

1. Profesionalismo: Esto incluye cada aspecto de tu vida laboral, desde la manera en que te vistes a cómo te presentas a los demás en una reunión o evento. También se relaciona con la forma en que tratas a tus clientes y a tus potenciales consumidores. El profesionalismo es sin dudas un concepto amplio y engloba varios aspectos que debemos tener en cuenta, por lo tanto, no descuides tu imagen pero tampoco tu atención a los demás.

2. Respeto: Para mantener la ética laboral, es necesario que en todo momento seas respetuoso con otras personas. Esto aplica no sólo a los consumidores, sino también a los empleados, proveedores, inversores, socios, etc. No importa si estás bajo una gran presión o si todo parece que se ha vuelto en tu contra: recuerda siempre que el respeto, los buenos modales y la diplomacia son habilidades muy valoradas en los negocios. Haz lo posible por aceptar las opiniones ajenas en una reunión, un trabajo en grupo o en la venta de un producto.

3. Fiabilidad: Es muy importante que cumplas siempre con lo que prometes. Si pactas una cita para cierta hora, llega a horario. Entrega tus trabajos a tiempo (y en forma). Si te muestras fiable, tu reputación aumentará. Es preciso igualmente que te mantengas en ese camino y que hagas lo que dices que harás; si el entorno es de incertidumbre, tanto los clientes como los socios, colegas y empleados no confiarán en ti y puede que elijan a la competencia.

4. Dedicación: Una de las claves para aplicar la ética laboral es entregar todos los trabajos de la mejor manera posible. Esto quiere decir que no debes conformarte con lo básico; busca la excelencia. No te detengas cuando termines la tarea en particular, trata de ofrecer algo adicional. Si algo es lo suficientemente bueno. consigue que sea maravilloso. Presta atención a cada detalle y refleja tu pasión en los resultados.

5. Determinación: Todo el tiempo aparecen obstáculos en nuestra vida cotidiana, ya sea personal o profesional, pero no permitas que te detengan, sortea cada cosa que se entrometa en tu camino y sigue adelante. Fija una meta y no descanses hasta lograrla; no olvides que en el mundo de los negocios es imprescindible no sólo saber resolver los propios problemas o situaciones adversas, sino también los que tienen los clientes. Piensa en ideas innovadoras y eficaces, sin importar cuán lejos quieras llegar, sigue adelante con determinación.

6. Responsabilidad: Esto no significa llegar a horario a la oficina, sino también hacerte cargo cuando las cosas no salen bien (o como esperabas). Asumir los errores también es ser responsable. Admite que te has equivocado pero no te quedes “llorando sobre la leche derramada”, como dice el refrán popular. Los fallos tienen que servirte como aprendizaje, para no cometerlos nuevamente y para mejorar cada día. Sería bueno que apoyes e incites a tus empleados o equipo para que haga lo mismo sin sentirse deprimidos, juzgados o menos valorados (sino todo lo contrario).

7. Humildad: Como complemento al consejo anterior, sería bueno que trabajes para ser humilde. Reconoce a los demás cuando se lo merecen, da crédito por sus logros, muéstrate agradecido cuando trabajan arduamente y no te olvides de “mimar” a tus clientes. Es necesario también que te mantengas abierto a aprender de los otros (aunque seas el ejemplo a seguir de varios). Conserva el sentido del humor y ríete de ti.

Si quieres mantener una buena ética laboral no dudes en seguir estos consejos. Sin dudas serán los que te lleven más lejos en tus metas y propósitos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Mantener la Ética Laboral, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social